Ruido y edad

Artículos Acústica Materiales y Revestimientos Residencias y Geriatría Geriátrico Arquitectura Ruido y edad

La esperanza de vida ha ido incrementándose con los años, en mayor o menor grado, en la mayoría de los países del planeta, situando a España como uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo. Hay múltiples factores que afectan a este envejecimiento saludable: la dieta, el tipo de problemas sociales, la ausencia de conflictos bélicos o la calidad de la asistencia en el sistema sanitario [1]. Este envejecimiento saludable trae consigo no solo un cambio demográfico sino también desafíos de condiciones sanitarias relacionadas con la edad, entre las que se encuentran la pérdida de audición y la demencia.

¿Qué es la demencia?

Según la Sociedad Española de Psicogeriatría [2], la demencia puede definirse como un síndrome adquirido, de naturaleza orgánica, caracterizado por un deterioro permanente de la memoria y de otras funciones intelectuales, frecuentemente acompañado de otras manifestaciones psicopatológicas y del comportamiento, que ocurre sin alteración del nivel de la conciencia, afectando al funcionamiento social y/o laboral del sujeto afectado. La demencia es un síndrome clínico de etiología múltiple, por lo general de curso crónico, pero no necesariamente irreversible ni progresivo.

El número de personas con demencia está aumentando a nivel mundial (se prevé que aumentará un 204% de 2018 a 2050 -de 50 millones a 152 millones [3]). A día de hoy, 5.2% de las personas mayores de 60 años padecen de demencia a nivel mundial [4].

Pérdida auditiva, edad y demencia

La pérdida auditiva es la forma más común de discapacidad en Europa, y es más común y probable sufrirla a medida que envejecemos, cuando también es más probable padecer de demencia. Esta tiene un gran impacto en cómo nos relacionamos a personas y los espacios donde desarrollamos nuestras vidas. Si no se trata como es debido, la demencia puede contribuir al aislamiento social. Existen numerosos estudios científicos que han investigado la relación entre personas con demencia y su entorno físico. A modo de resumen, podemos enumerar algunas de las conclusiones más llamativas:

  • Un estudio de la John Hopkins School of Medicine descubrió que por cada 10 decibelios de pérdida auditiva que tenía una persona, había un 27% aumento en la probabilidad de desarrollar demencia en el futuro [5].
  • Un espacio arquitectónico puede tener un efecto terapéutico en las personas con demencia si está bien diseñado [5].
  • Existe un vínculo entre "comportamiento no deseado" en personas con demencia y exposición a altos niveles de ruido [5].
  • La pérdida de audición relacionada con la edad (presbiacusia) causa problemas de comunicación a aproximadamente el 37% de personas entre las edades de 61 y 70. El porcentaje aumenta al 60% para personas de entre 71 y 80 años [6].
  • La discapacidad auditiva afecta negativamente la orientación espacial y aumenta el riesgo de caerse [7]. Esto hace que las estrategias de accesibilidad en edificios sean muy importantes para crear edificios apropiados adecuados para el uso de ellos.
  • La discapacidad auditiva convierte la comunicación en un esfuerzo y provoca fatiga y agotamiento. Los malentendidos frecuentes y dificultad para comunicarse se sabe que conducen al retraimiento, la duda, e incluso a la depresión [7].

El grado de pérdida auditiva se correlaciona con una reducción de cognición y una mayor incidencia de depresión en personas de elevada edad [8,9]. Esto es debido a que, debido a la dificultad para escuchar y entender, existe una reducción de estímulos que recibe el cerebro, y que hace que esta capacidad cognitiva empeore más rápido [7].  

imagen ecophon ruido y edad

Fig. 1 – Resultados del estudio realizado [5].

imagen ecophon ruido y edad

Fig. 2 – Resultados del estudio realizado [6].

Además, en un futuro próximo las residencias de mayores tenderán a medicalizarse. En este caso, también el acondicionamiento acústico jugará un papel fundamental, ya que se ha demostrado científicamente, por ejemplo, que, en ambientes sanitarios, una buena acústica reduce el número de rehospitalizaciones, la ingesta de medicamentos y acelera el proceso de recuperación de un paciente, entre otros. Para más información, se refiere el lector a [10-15].

Para poder seguir leyendo este interesante artículo sobre cómo influencia el ruido en ambientes sanitarios en las personas mayores debe iniciar sesión o darse de alta gratuitamente en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata