Unas 10.000 personas, entre pacientes, familiares y personal sanitario, pasarán cada día por el nuevo Hospital de Sant Joan Despí Moisès Broggi. Desde el próximo 1 de febrero, el centro dará servicio a 300.000 personas que viven en 11 poblaciones del Baix Llobregat y que hasta ahora tenían que desplazarse hasta los hospitales Dos de Maig y Bellvitge, realizando en algunos casos trayectos superiores a una hora.

Con la apertura del nuevo centro, el Departament de Salut de la Generalitat hace realidad una demanda histórica de los vecinos de la zona. De hecho, el equipamiento lleva el nombre de Moisès Broggi, el primer médico que reivindicó, en 1976, la necesidad de un hospital público en Sant Joan Despí. Ahora, con la materialización del proyecto, el mapa de servicios sanitarios de la comarca está a un paso de convertirla en un “territorio independiente”, tal y como aseguró ayer la consellera de Salut, Marina Geli, a la espera de que el nuevo hospital de Sant Boi esté terminado.

Arranque progresivo

El Moisès Broggi empezará con las consultas externas e incorporará las operaciones y las urgencias antes del 27 de febrero. 600 personas trabajarán allí para atender a los pacientes y, poco a poco, el funcionamiento del centro generará “300 nuevos contratos”, según la consellera. Está previsto que cada año estos trabajadores ejecuten 19.300 altas y 240.000 consultas, además de que atiendan 82.000 casos de urgencias.

En coche, se puede acceder al hospital desde la B-23 y el aparcamiento es gratuito para los usuarios de urgencias. Quienes viajen en transporte público podrán llegar en autobús, Tram Baix, Renfe y metro, una vez finalice la prolongación de la L3.
El nuevo centro cubrirá la demanda de 300.000 personas en la zona del Baix Llobregat

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment