El hospital de Cruces estrena hoy las nuevas instalaciones del servicio de Urgencias tras año y medio de «incómodas» obras. Se trata de «la primera parte de la remodelación en profundidad» de una de las unidades más demandadas por los pacientes. Los trabajos de ampliación han permitido ganar más de 1.300 metros cuadrados de superficie al ocupar la antigua zona de aparcamiento, situada bajo la plaza del centro sanitario. Sólo el año pasado se atendieron 212.000 urgencias en el centro baracaldés, lo que supone una media diaria de 575 consultas.

Tanto el servicio de admisión de pacientes como las diferentes áreas de espera -«habrá una separación física entre los enfermos ambulatorios y los que requieran cama»- se han trasladado a las nuevas dependencias para poder continuar la reforma en la zona antigua, donde se ubicarán las salas de reconocimiento, estabilización y evolución, según explicó ayer el gerente del hospital, Gregorio Achútegui.

Con la ejecución de este proyecto, los pacientes ya no accederán a las urgencias por el paso subterráneo situado bajo la plaza del complejo sanitario. Lo harán por una nueva entrada «diáfana» situada en el lateral izquierdo del edificio. «Es un dinero muy bien gastado», subrayó el director general de Osakidetza, Julián Pérez Gil. La inversión ha superado los tres millones de euros.

Los accesos se completan con la puesta en marcha de un ascensor que comunicará las dos plantas de aparcamiento con el nuevo servicio, que garantiza la mejora de la zona donde los sanitarios realizan la primera valoración del paciente -triage- con siete nuevos puestos de exploración de enfermería y «mayores prestaciones para el paciente», precisó Achútegui. Además de asegurar la ampliación del área de admisión para «facilitar el tránsito de enfermos y familiares», las nuevas instalaciones disponen de once consultas para la atención de pacientes. «En cuanto finalicen todas las obras, Cruces tendrá las mejores Urgencias del entorno», se felicitó Pérez Gil.

El gerente del hospital aprovechó el acto de inauguración de las instalaciones para pedir «disculpas» ante las «incomodidades» que han tenido que soportar los pacientes durante los trabajos llevados a cabo en el último año y medio. En ese sentido, precisó que los «problemas» registrados en el servicio se debieron al cierre de tres plantas de hospitalización como consecuencia de las obras de ampliación. «El servicio funcionaba perfectamente, pero el centro no tenía camas suficientes para absorber todos los ingresos», justificó Achútegui. No obstante, el director de Osakidetza hizo un llamamiento a los usuarios para que «hagan un uso racional de las Urgencias».

Los pacientes accederán a las instalaciones por una rampa situada en la parte izquierda del edificio

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment