Abrir por fases el nuevo hospital de Cáceres, iniciado hace algo más de tres años, se hace ya, en palabras de Ceciliano Franco, director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES) “ineludible y necesario”. Lo hace constar así en respuesta a las voces que en los últimos días se están levantando para oponerse a la apertura por fases del nuevo complejo hospitalario.

Antes de argumentar su afirmación, Franco hizo constar que desde un principio se planteó la obra del nuevo hospital por fases, “de hecho, el Plan Director estableció en un principio tres fases, aunque finalmente se consideró más razonable, por ser viable, hacerlo en dos”. Así planteado y acordado, la obra se iniciaba a principios del 2007, “sin que a nadie sorprendiera y sin que nadie se opusiera, hasta ahora”, en que está ya próxima la apertura de la primera fase, “lo que no parece lógico ni operativo”.

Tanto el director gerente del SES como la gerente del Area de Salud de Cáceres, Pilar Robledo, reconocen que no es muy normal hacer un hospital por fases, pero también argumentan que una obra de la envergadura del nuevo hospital de Cáceres resulta difícil acometerla de una sola vez.

“Hay que tener en cuenta que un hospital como el proyectado para esta ciudad es una obra de tal envergadura, con casi 100 millones de euros de inversión; tan ambiciosa, pues está planteado dotarle con toda la más avanzada y novedosa tecnología; y, además, de tanta complejidad, que requiere acometerlo por fases”. Y es lo que se está haciendo: una primera fase, iniciada en 2007 y que está previsto terminar en el primer semestre del próximo año, “en la que se agrupa todo el área quirúrgica, con el apoyo, eso sí, de todo lo que esta pueda necesitar, como servicio de radiodiagnóstico, análisis…”, y una subsiguiente fase, que se espera adjudicar en este mismo año, “que incluirá todo lo demás”.
El gerente del SES argumenta que hacerlo así “es viable” y supone poder tener en un año más y mejores servicios.Responsables sanitarios reconocen que dividir las áreas quirúrgica y médica entraña dificultades, “pero asumibles”
Con ello, hizo constar Franco, “la previsión es que todo el hospital, médico y quirúrgico, esté operativo dentro de dos o tres años”.

LAS RAZONES El director gerente reconoce ser consciente de que dividir el hospital es “un estrés añadido”, “una dificultad añadida”, pero también se muestra convencido de que hacer frente a ese estrés y dificultad “merecerá la pena”, lo que argumenta en cuatro hechos.

En primer lugar, dijo, “porque hará posible ya en breve, con la apertura de la primera fase, unir servicios quirúrgicos que ahora están separados”, agrupar servicios que en Cáceres han estado tradicionalmente separados, como Traumatología, Cirugía Plástica, Oftalmología, Urología, Otorrino, Geriatría, Alergología…; así como la implantación de algunos nuevos, “pues hay servicios, como son fundamentalmente Cirugía Torácica y Neurocirugía, que se quieren implementar en Cáceres, pero que en la situación actual no podemos darles cabida porque no hay quirófanos ni locales para consultas, ni tampoco espacio”.

También porque al ritmo de crecimiento que presenta la ciudad, esta “ya no tiene capacidad física ni de medios para hacer frente a la demanda asistencial existente”; porque hay una serie de inversiones en renovación tecnológica y dotación de nuevos equipos, como la renovación de los quirófanos del Virgen de la Montaña que ya es necesaria o algunas dotaciones de Rayos, “que se están paralizando desde años anteriores y que de no abrirse ya el nuevo hospital quizás tendríamos que acometer, lo que significaría hacer unas cuantiosas inversiones solo para cinco o seis años, no más”; y porque hay dificultades de espacio, “existe ya falta de espacio para consultas, en almacenes, en el archivo de historias clínicas, el servicio de admisión…”

Por todo ello, Franco considera injustificadas las voces que se están levantando contra su apertura en fases, pues esto significa, dijo, que por esperar a abrirlo todo al mismo tiempo “a Cáceres se le niega la posibilidad de tener ya de forma inmediata unos servicios sanitarios de última generación, se la obliga a esperar otros tres o cuatro años para tener quirófanos de última generación, los últimos avances en tecnología, incluso nuevos servicios, cuando pueden tenerlos dentro, a lo sumo, de un año, que es el tiempo que estimamos falta para que la primera fase esté operativa”.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment