Salud fijó para 2012 el fin de la reforma del Hospital que apenas ha empezado

17/01/2012
Arquitectura Noticias Salud fijó para 2012 el fin de la reforma del Hospital que apenas ha empezado

Los planes de la Junta de Andalucía para el Hospital Reina Sofía se han quedado, salvo contadísimas excepciones, en papel mojado a cuenta de las estrecheces económicas asociadas a la crisis y, también, por los problemas para definir un proyecto claro que satisfaga las demandas de los profesionales y de los enfermos. Las palabras de la consejera de Salud, María Jesús Montero, hace sólo unos días en una visita el complejo sanitario cordobés, han venido a confirmar lo que era ya una evidencia: que el grueso de las actuaciones que preveía el Plan de Modernización Integral (PMI) está paralizado. Es más, las obras de más enjundia del proyecto no están si siquiera adjudicadas, ya que Salud se encuentra aún revisando las propuestas presentadas por las empresas constructoras.

La excusa que dio María Jesús Montero la pasada semana fue que el Plan de Modernización «es una intervención compleja y de gran envergadura, algo que nos obliga a encontrar a una empresa que pueda demostrar que tiene una solvencia acreditada».

Con los únicos avances significativos del inicio, el pasado septiembre, de las obras del Instituto de Biomedicina Maimónides, y la ampliación de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), el PMI ha alcanzado ya su fecha prevista de finalización sin pasar de la mera declaración de intenciones.

Porque hay que recordar que la propia consejera de Salud anunció en diciembre de 2006 —junto al hoy presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y entonces consejero de Economía— que el Plan de Modernización comenzaría en 2007 y estaría concluido en 2012 después de que la Administración autonómica invirtiera 110 millones de euros con la intención de «refundar» (sic) el centro sanitario.

Lo cierto es que la situación económica no ha jugado en favor de Salud: cuando presentó el Plan de Modernización no había apenas indicios de la crisis, que sobrevino cuando el proyecto comenzó a plasmarse sobre el papel. Estas circunstancias explican, al menos en alguna medida, que la dotación financiera a la polémica ampliación del complejo sanitario no haya estado a la altura de lo esperado.

La Junta ha liberado desde 2006 menos de la mitad del presupuesto que requiere el Plan de Modernización, que supera los 100 millones de euros.
Partidas insuficientes

Hay que retrotraerse a los presupuestos autonómicos de 2011 —en los 2012 no figuran partidas pormenorizadas— para tomar conciencia del desfase entre las promesas de la Junta y el montante económico con el que se dotan. Así, la cantidad que la Junta de Andalucía destinó el año pasado a la reforma del Hospital Reina Sofía fue ridícula en comparación con la envergadura del controvertido proyecto y con las esperanzas que muchos sectores profesionales y sociales habían depositado en él. En concreto, la Administración autonómica reservó 5,2 millones de euros para la remodelación del complejo de la capital. En 2010, la asignación fue aún menor (5,1 millones). Los 5,2 millones están muy por debajo de los 18 que la Junta tenía previstos para 2011 en su cronograma del Plan de Modernización Integral (PMI) del Reina Sofía. En 2010, la promesa era de 21, y se quedaron en 5,1.

El proyecto cuesta 110 millones. El departamento autonómico que dirige la consejera María Jesús Montero contaba con que en 2011 se hubieran liberado en torno a 92 millones de euros de los 110 a los que asciende la ambiciosa ampliación, pero lo cierto es que la cantidad real apenas llega a los 50, esto es, ni siquiera se ha cubierto la mitad del coste de las obras.

Deuda histórica

A pesar de que comenzó a pergeñarse en 2006, no fue hasta 2010 cuando el PMI recibió su espaldarazo definitivo, ya que el consejo de gobierno autorizó en septiembre de ese ejercicio la contratación de estas obras. La financiación de este proyecto está en el aire en gran parte, ya que se que se iba a sufragar con el pago de la Deuda Histórica. Con un plazo de ejecución de 6 años y un empleo asociado de 418 puestos, las obras supondrán la ampliación del complejo hospitalario en 49.062 metros cuadrados y la reforma integral de otros 18.010. En los nuevos espacios se incluirán los futuros hospitales Médico Quirúrgico, del Niño y de la Mujer.

De acuerdo con el proyecto, el Reina Sofía quedará configurado por tres grandes áreas diferenciadas y conectadas entre sí: la de hospitalización materno-infantil (que se amplía en 11.000 metros cuadrados hasta alcanzar los 28.000); la médico-quirúrgica; y un basamento común entre ambos edificios para diagnóstico y tratamiento.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata