Se había convertido en poco menos que el patito feo del hospital y era una de las áreas cuyas instalaciones recibían más críticas por parte de las usuarias. Por ello, la dirección de Txagorritxu ha decidido no postergar más la puesta a punto del servicio de hospitalización de Maternidad y Ginecología, ubicado en la primera planta del centro sanitario, en las alas A y C, respectivamente, y que habían permanecido casi inalterables desde que se inaugurara el recinto, hace ya 34 años.

El retraso en la renovación de este área se debe a que durante años se barajaron diferentes planes para implantar un servicio específico y ampliado de materno-infantil sin que ninguno llegara a buen puerto. Ahora, con el proyecto del Hospital Universitario de Álava -que en principio cuenta con un edificio para tal fin- cobrando forma, los responsables del hospital han juzgado necesario acometer varias mejoras a la espera de que el HUA sea una realidad dentro de unos años.

La reforma, sin incidir en materia asistencial, se centra en labores de mejora estructural. Es decir, desde junio y hasta finales de septiembre las obras están sirviendo para adecuar ambas zonas a la más reciente normativa de incendios, actualizar el sistema para llamar a las enfermeras o reformar los locales de almacén sanitario. «En el hospital se ha implantado un sistema de doble cajón: ambos tienen el mismo material y, cuando se acaba el de uno, una señal avisa de que se halla vacío mientras se recurre al otro, de forma que no hay parones en la atención», explica Jesús Gil, subdirector de servicios generales del centro y coordinador de los trabajos.

La mejora persigue dotar de mayores comodidades a las parturientas hospitalizadas, que contarán con su propia ducha en cada habitación. «En Maternidad había, pero en Ginecología no. Hoy en día es inconcebible», reconoce Gil, quien añade la incorporación en cada área de un aseo completo para personas con algún tipo de discapacidad.

Hasta 18 partos en un día

Las obras, cuyo resultado ya puede apreciarse en Ginecología -dotada con 20 camas-, se centran ahora en Maternidad -con 24 plazas-, lo que incide en que el personal facultativo y las mujeres ingresadas deban hacer frente a pequeños inconvenientes. «Hemos trasladado a las mujeres de Maternidad a Ginecología y ésta la hemos subido a un área polivalente de la séptima planta, específica para esta situaciones», confirma Gil. Sin embargo, los numerosos partos registrados este mes -con picos de hasta 18 en un día- han obligado a llevar a alguna de las madres a la planta superior.

El hospital acomete hasta octubre mejoras estructurales en este área y en Ginecología para facilitar la estancia de las parturientas

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment