ArtículosDocumentaciónNeonatológicaUnidad de Cuidados IntensivosUnidades Hospitalización

Fecha: Mayo 2014
Idioma: Castellano
Procedencia: Parra Müller Arquitectura de maternidades
Web: ver aquí
Autor: Marta Parra y Angela Müller, arquitectas fundadoras de Parra – Müller Arquitectura de maternidades

Las arquitectas Angela Müller y Marta Parra visitaron en 2014 tres centros ubicados en Berlín: un gran hospital universitario, un hospital antroposófico y la primera casa de partos de Alemania.

La primera visita fue al hospital St. Joseph, al lado del antiguo aeropuerto de Berlin- Tempelhof (símbolo del “Luftbrücke”, por el que se hizo el suministro para gran parte de la población durante el bloqueo por parte de los soviéticos en los años 1948- 49.)

Concertamos una cita allí porque un día nos encontramos una pequeña foto en internet de este hospital que nos llamó mucho la atención. Hablaban del rooming-in en la UCI de Neonatología como base del cuidado del vínculo que muchas veces se ve afectado por la situación de un recién nacido de gran prematuridad y/o enfermo, en circunstancias a menudo de un nacimiento traumático. Es decir que allí no ingresa el bebé como paciente “individual”, sino la unidad madre- bebé, o la unidad familiar.

Leímos además que este hospital fue el primero del mundo en recibir la certificación como Babyfriendly hospital (Hospital amigo de los niños) en el año 2007, y ahora, tras la re-certificación,  ha obtenido el sello para ambas áreas: el de obstetricia y el de neonatología.

Estaba claro: queríamos ver cómo funcionaba este hospital y cómo eran los espacios arquitectónicos, cómo se había llevado a la práctica el cambio y queríamos escuchar a los profesionales que habían gestado este cambio.

Fue fácil entrar en contacto con la jefa de Neonatología y concertamos una visita. Nos recibió una de las neonatólogas que muy amablemente se tomó mucho tiempo para enseñarnos la unidad de arriba a abajo.

Tras desinfectarnos las manos y una primera introducción, nos dirigimos al fondo del ala para comenzar la visita.

Allí vimos primero el “Babyklappe”– o “buzón bebé”, cosa que hemos visto ya en varios hospitales por Alemania, Austria o la República Checa, y que se instala para dar la opción a madres en situaciones límites a depositar a su bebé en un lugar seguro.

A continuación pasamos por la cocina- comedor para familiares. La primera sorpresa: una madre está tomando un café y su desayuno con su pequeñísimo hijo en brazos, y entre ella y la neonatóloga nos cuentan su historia: Omar nació en la semana 28 de gestación y ahora, tras 5 semanas de cuidados intensivos, pesa ya 1.500 gramos. Omar nació por cesárea urgente; intentaron que la separación fue mínima: una media hora tras un primer contacto piel con piel ya tenían al pequeño estable y la madre fue llevada en cama directamente del quirófano a una de las 16 habitaciones que tiene la UCI de Neonatología de este hospital. Se nota que hay buena coordinación entre los equipos de paritorios, quirófano y UCI, aparte de la cercanía de los espacios, que apoyan la asistencia.

Nos fijamos en lo relajada y tranquila que estaba la madre, lo bien que se manejaba con su bebé, al cual llevaba siempre encima. Era muy evidente que tenían un vínculo muy bien establecido y que realmente es ella quien se encarga de los cuidados de su hijo. Nos cuentan, además, que Omar prácticamente no usó la incubadora, ya que desde el comienzo pasó el mayor tiempo posible pegado a su madre, con el cuidado madre- canguro. También se cuidó mucho la lactancia materna, que fue, casi desde el principio, del pecho de su madre y que se alimenta exclusivamente con su leche.

Mientras nos van contando no podemos evitar pensar en las UCIs Neonatales que conocemos en España, donde en la gran mayoría se ve los bebés separados de sus madres y sus padres, a quienes se les “permite visitar a su hijo cada 3 horas”, y donde el cuidado lo realizan enfermeras por turnos que trabajan con una rutina, lo que hace muy difícil la atención personalizada a cada bebé ingresado.

En el pasillo están dos padres, que han salido para tomarse algo juntos y charlar, cada uno con su taza en la mano: qué imagen de cotidianidad dentro de una UCI.

Para poder seguir leyendo este artículo y poder descargar el documento completo en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment