Fecha: 20/03/2014
Idioma: Castellano
Autor: Xavier Martínez
Procedencia: Honeywell Life Safety Iberia

El monóxido de carbono es un gas extremadamente tóxico y se produce fácilmente en nuestro entorno cuando existe una combustión incompleta de los combustibles fósiles (gas, madera, gasoil, etc. ) Descubra cómo incrementar la seguridad de su hogar de forma sencilla y rápida.

Cuando llegamos a nuestro hogar, entramos en un ambiente acogedor y seguro, un entorno que hemos escogido, hemos creado y que nos transmite esa sensación. No obstante, en nuestra actividad, los elementos de confort que hemos ido incorporando y que compartimos con nuestros familiares entrañan algunos riesgos. Entre ellos, los sistemas de calefacción que tanto bienestar nos proveen en los días de invierno, que nos abastecen de agua caliente durante todo el año o que simplemente nos permiten cocinar.

Cuando se produce la combustión en un sistema con aportación de aire óptima, la reacción de oxígeno y combustible producen CO2, agua y calor. Sin embargo, cuando esta cantidad de aire no es la adecuada, se produce una pérdida creciente de la eficacia calorífica como mal menor y, lo que es peor, se empieza a generar monóxido de carbono. El monóxido de carbono es un gas extremadamente tóxico y se produce fácilmente en nuestro entorno cuando existe una combustión incompleta de los combustibles fósiles (gas, madera, gasoil, etc.).





Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment