Diagnóstico por la imagenNoticiasNoticias destacadosTecnología

Fecha: Agosto 2019
Idioma: Castellano
Procedencia: Microsoft
Web: ver aquí

Un grupo de investigadores de la Case Western Reserve University está trabajando en un sistema pionera para mejorar el diagnóstico y el tratamiento a personas que padecen cáncer. Actualmente para este tipo de enfermedades el tratamiento suele ser la quimioterapia, tratamiento del que no se puede saber con rapidez su eficacia.

Para solucionar este problema este equipo de investigación ha desarrollado una técnica que denomina MRF, Magnetic Resonance Fingerprinting, una resonancia capaz de detectar la eficacia de la quimioterapia después de una sola dosis. Para superar el desafío computacional que supone este tipo de escáneres para diagnosticar enfermedades de manera rápida y precisa los investigadores han encontrado la solución mediante los algoritmos creados por el equipo de computación cuántica de Microsoft.

Estos algoritmos se basan en los principios de la física cuántica para resolver computaciones extremadamente complejas, lo que ayuda a la optimización de problemas y sobrepasa los límites de la tecnología actual. Por eso estos avances son tan importantes para ayudar a los médicos a detectar el cáncer y poder hacer un estudio más temprano de la enfermedad, evitando así procedimientos más invasivos como las biopsias.

Aplicación transversal de la computación cuántica
Los algoritmos de Microsoft son especialmente útiles para solucionar problemas examinando una gran cantidad de posibilidades, encontrando asó la solución óptima y edificante. Este recurso es útil desde muchos puntos de vista, así como Willis Towers Watson, una multinacional de gestión de riesgos y correduría de seguros, está explorando cómo los algoritmos de Microsoft podrían mejorar los modelos matemáticos que la compañía utiliza a día de hoy para cuantificar el riesgo y definir estrategias de inversión para sus clientes.

Resultados sin precedentes
La MRF (Magnetic Resonance Fingerprinting) es una técnica que proporciona a los médicos mayor seguridad ante la interpretación de una Resonancia Magnética por Imagen (MRI). En lugar de confiar exclusivamente en la experiencia y decisión subjetiva del médico, los algoritmos detectan por el brillo o el color de un área en particular si el tejido está o no sano. Gracias a ello se pueden elaborar diagnósticos de forma directa con mayor precisión. Actualmente, esta técnica se ha utilizado en una docena de centros médicos universitarios y se espera una adopción más amplia en los próximos años.  

La MRF ha demostrado superar los protocolos de MRI proporcionando mediciones numéricas que identifican las propiedades del tejido analizado para cada uno de los pixeles de la imagen. Esta técnica se logra gracias a la utilización de ondas de radio inofensivas combinadas con campos magnéticos que generan señales que identifican los distintos tipos de grasa, tejidos o tumores en el cuerpo del paciente.

En enfermedades como la esclerosis múltiple y la epilepsia, los escáneres MRF pueden detectar cambios en el cerebro que son invisibles a través de los métodos tradicionales. Esto podría ayudar a predecir mejor cómo va a evolucionar la enfermedad del paciente o en determinar si los nuevos medicamentos son efectivos para combatir las patologías.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment