ArquitecturaContaminaciónNoticiasNoticias destacadosServicios Hospitalarios

Fecha: Enero 2020
Idioma: Castellano
Procedencia: El País
Web: ver aquí

El ruido causa 16.600 muertes prematuras en Europa y 72.000 hospitalizaciones al año, según la Agencia Europea del Medio Ambiente. El principal responsable es el tráfico rodado, primer culpable también de la emisión de los gases que envenenan el aire que causan en España 10.000 muertes prematuras al año, según la Organización Mundial de la Salud.

Enfermedades cardiovasculares, hipertensión, trastorno del sueño, bajo rendimiento, deterioro cognitivo, tinnitus o sordera, son enfermedades con las que la contaminación acústica tiene relación directa y clara. Algunas investigaciones también apuntan que algunos problemas del embarazo, obesidad y diabetes están asimismo asociados a un ruido excesivo, algo que sufren durante el día casi la mitad de los europeos y alrededor de un tercio por la noche.

Es imposible determinar en casos individuales cuándo las dolencias se deben específicamente al ruido, ya que suelen ser multifactoriales, como también pasa con la polución del aire. Para sacar sus conclusiones, los científicos se basan en análisis epidemiológicos de grandes poblaciones; pero cuando en una persona se mezcla una exposición prolongada con ciertos síntomas no es raro que la contaminación acústica tenga un papel importante.

Los mecanismos por los que la contaminación acústica afectan a la salud van siendo cada vez más conocidos. Julio Díaz, jefe del Departamento de Epidemiología de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, explica que el cuerpo vive el ruido como una agresión. Este sería el origen de los problemas cardíacos y la hipertensión. Pero también se genera más glucosa para proporcionar más energía, la cual no se elimina realmente al tratarse de una agresión ficticia. Esto, asegura Díaz, explicaría la relación con la diabetes y la obesidad.

La Organización Mundial de la Salud publicó en octubre de 2008 unas nuevas guías del ruido haciendo un repaso a toda la literatura científica, en la que bajaba los umbrales de exposición que considera seguros. Recomienda reducir los niveles por debajo de 53 decibelios durante el día y 45 por la noche para el tráfico rodado, que es la fuente más común. La OMS ha realizado varios estudios en Madrid que muestran que tras picos de exposición sonora incrementan los ingresos hospitalarios de forma similar a lo que hacen los gases procedentes de la combustión de los vehículos.

María Foraster, una de las autoras de la guía de la OMS e investigadora del instituto de salud ISGlobal, explica que estamos en un momento en que las cifras pueden evolucionar con nuevos estudios. Podrán realizarse tras analizar los mapas de ruido que los municipios de más de 100.000 habitantes tienen que publicar cada cinco años. La experta asegura que reducir la morbilidad por ruido pasa necesariamente por reducir el tráfico en las ciudades.

En su opinión, medidas como la restricción del tráfico por zonas son otro camino positivo, algunos ejemplos son, Madrid central o las supermanzanas de Barcelona. Esta última es una iniciativa urbana consiste en cortar a la circulación manzanas completas, o restringirlas al máximo, de forma que solo puedan pasar los residentes, ganando a la vez espacio para otros equipamientos. Un estudio de ISGlobal en Barcelona estimaba que la ciudad podría ahorrar hasta 20 millones de euros anuales en atención sanitaria con este tipo de infraestructura.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment