Siempre pensamos que los proyectos nacen del lugar. El “lugar” no solamente entendido con un terreno físico con una topografía y unas condiciones de orientación. El “lugar” entendido también desde la complejidad física, de las condiciones sociales, urbanísticas, funcionales y, incluso, económicas de un determinado proyecto. El nuevo Hospital para las poblaciones de Rubí, Sant Cugat y Catellbisbal nace de entender esta compleja realidad revolarizando todos estos parámetros.


El proyecto del nuevo hospital se plantea como un volumen horizontal calado por patios de luz, que se adecúa a la topogràfia. Aprovechando la pendiente del solar se escalonar aligerando su volumetría, reduciendo el impacto visual del edificio sobre el entorno inmediato. El edificio se despliega por el terreno adaptándose a los condicionantes del solar, geometría, estructura física, comunicaciones, visuales, orientación, reconoce el lugar como parte fundamental en el diseño del proyecto. El Hospital busca controlar y minimizar su escalera frente la escalera humana, se proyecta un edificio horizontal, donde la plaza pública de acceso, entra dentro del edificio formando una gran rambla pública de comunicación. El Hospital propuesto es un sistema que organiza subsistemas de servicios. El público, el médico y el técnico se jerarquizan y se conectan mediante circulaciones que forman una secuencia que va definiendo restricciones a las posibilidades de acceso, este criterio provoca la claridat de circuitos, evita interferencias y facilita el control de la higiene. El sistema propuesto será capaz de adaptarse a los cambios de uso, de servicios, de tecnología… y podrá crecer en una futura ampliación de servicios. El proyecto viene marcado o definido por tres puntos fundamentales: La complejidad del programa, la superficie construída solicitada y de ampliación y la situación urbana.

Se proyecta una piel exterior sobria y simple, una linea blanca que ordena y estabiliza el territorio, y acentúa su topografía Esta fachada blanca actúa como filtro de la radiación solar de Sur y ordena y califica las vistas, provocando una visión sobre la entorno a forma intencionada, con pequeñas perforaciones a escala humana. El edificio mira a la vez su paisaje interior y se abre hacia el sudeste y sur Oeste ( al final de la circulación pública) con una amplía visión del territorio y de Collserola. El proyecto además de los patios lineales o puntuales, define un gran patio central de grandes dimensiones que introduce el territorio al edificio, creando un espacio de naturalitzación interior, que define y da carácter al edificio.




Autor del Proyecto: Mario Corea y Lluís Moran
Fuente: Mario Corea
Ubicación: Rubí (Barcelona), España
Promotor: Mútua de Terrassa
Diseño estructural: Bis Arquitectes David García S.L.P.
Diseño instalaciones: Engynia
Superficie: 26.078 m²
Colaboradores: Eugenio Tioni, Consuelo Koch, Berta Masnou

Galería de imágenes:

Galería de planos:

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment