Europa tiene una gran capacidad tecnológica en imagen médica, pero poca traducción a la práctica clínica, así como promoción del tejido productivo en las regiones, ha señalado a Diario Médico Julio Mayol, director de Innovación del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, y codirector científico del proyecto AMI 4Europe (ver DM del 25-XI-2010), que ha celebrado en el Clínico San Carlos su primera conferencia.

Uno de los principales objetivos de este consorcio europeo de reciente formación es la transferencia del conocimiento a todas las regiones europeas, y “Madrid lo intenta con Madrid Network. Se busca que pequeños y medianos empresarios desarrollen proyectos que puedan explotar nacional e internacionalmente”. Además de Madrid Network, Mayol también ha citado como ejemplo BiomeTI, en Alemania: “Madrid Network y BiomeTI pueden generar un proyecto de desarrollo completo”. La transferencia del conocimiento ya se está haciendo con dos países miembros del consorcio: Rumanía y Bosnia-Herzegovina.

“Hay fuertes oportunidades para la industria tecnológica en el nuevo mundo, pero todos los actores deben cambiar (ver DM de ayer)”, ha explicado por su parte Sergio Paddeu, de Filas, cluster de investigación de la región del Lazio, en Italia.Estos cambios que debe dar la industria tienen que ser de todo tipo. Hoy nos centraremos en los tecnológicos. Y es que el título de la conferencia -El camino de la imagen médica a la imagen médica avanzada- es muy representativo de lo que en imagen se quiere lograr. Y así lo confirma Norberto Malpica, de la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid: “¿Por qué no se usa más el análisis de la imagen médica? Creo que se debe a la necesidad de evaluar -que a su vez está motivada por la falta de un patrón oro, por una delineación manual cara y por una financiación complicada-, a la falta de herramientas usables y eficientes y a la necesidad de tecnologías de procesamiento de imagen”.

CAD y PACS
Son muchas las posibilidades que tiene la imagen una vez ha sido obtenida: “Los datos y estudios que tenemos sobre el uso del diagnóstico asistido por ordenador (CAD, por sus siglas en inglés) han demostrado su importancia para eliminar los estudios que no tienen alteraciones, de forma que el radiólogo sólo tendría que centrarse en los que sí las tienen”, ha concretado Mayol.


El espectacular desarrollo de la imagen diagnóstica no se limita simplemente a la profusión de datos que se consigue. Las imágenes obtenidas pueden procesarse y analizarse, de forma que las posibilidades aumentan considerablemente. Sistemas como los CAD están consiguiendo que los diagnósticos en enfermedades como el Alzheimer puedan ser cada vez más precoces.
Paddeu ha ido más allá en lo que al uso del CAD se refiere: “Nuestro sueño es lograr un ordenador con el cerebro del médico”. La tecnología implícita en los CAD depende sobre todo de la complejidad que se pueda alcanzar a través de algoritmos informáticos. “El mercado mayoritario en este campo en Europa es la mamografía, pero ese mercado es muy variable, y quizás mientras hablo esté apareciendo algo nuevo. Y los datos van a seguir creciendo”. Este aumento de datos en el que Paddeu ha insistido recuerda la importancia de los sistemas de archivo y comunicación de la imagen (PACS, por sus siglas en inglés), y lo hace con otro dato: “El mercado global de la imagen en tres dimensiones crecerá un 9 por ciento en los próximos tres años”.

Por último, y como resumen de las posibilidades en el análisis de la imagen, Malpica ha relatado las técnicas existentes: “Unas se centran en la mejora de la imagen, obteniendo mejor calidad con menor ruido; una imagen paramétrica que derive en mapas, y resolución de imagen individual. Otras de las técnicas son la segmentación, básica para la cuantificación en imagen, el registro, que puede llevar al desarrollo de atlas, y las técnicas de aprendizaje.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment