Doscientos avilesinos acuden cada día al servicio de Rehabilitación del Hospital San Agustín, situado en uno de los sótanos del centro para facilitar el acceso de los pacientes a sus dependencias, sin alterar la actividad hospitalaria. El doctor Miguel Jiménez Álvarez es el jefe de un servicio, donde cuenta con otros tres médicos rehabilitadores (los doctores José Ramón Pérez Vallina, Manuel Cortés López y Manuel Bea Muñoz). Entre otros profesionales, su equipo se completa con ocho fisioterapeutas. Los médicos rehabilitadores son una de las especialidades reconocidas por el Ministerio de Sanidad. Por ellos pasan las 8. 566 consultas anuales que, el pasado año, atendió el Hospital San Agustín. De ellas, 2. 723, el 31,78%, son nuevos pacientes y las 5. 843 restantes son revisiones. El 45% de las consultas se solicitan directamente desde los Centros de Salud. La carga de trabajo no cesa de crecer ejercicio tras ejercicio. En los últimos quince años se ha triplicado, asegura el doctor Miguel Jiménez. Cuando el paciente llega, el médico rehabilitador se encarga de valorar la situación, proponer el tratamiento y, en ocasiones, aplicarlo, como pueden ser las filtraciones. Entre sus opciones se encuentra el tratamiento en el San Agustín, en su centro de salud o, desde el pasado mes de septiembre, programar fisioterapia a domicilio. Hasta el momento, se ha recurrido a esta opción en 25 casos. Son personas con grandes limitaciones, con problemas de movilidad importante, por ejemplo, vivir en pisos sin ascensor, explica el jefe del servicio. En otras ocasiones, la recuperación obliga a intervenir a logopedas para superar los trastornos del lenguaje, que intervienen en unos cuarenta casos al año, y ortopedas. Lo que más viene son las ‘angias’, dolores músculo-esqueléticos, comenta el doctor Jiménez Díaz. El segundo gran volumen de trabajo son los post-operatorios de Traumatología. El tercer gran grupo lo forman los pacientes con secuelas neurológicas como ictus, tr
La actividad se triplicó en los últimos quince años y los profesionales piden la incorporación de terapia ocupacional Desde setiembre de 2006, veinticinco pacientes reciben atención de fisioterapia en sus domicilios
ombosis o accidente cerebro-vascular. La coordinación con el Hospital Avilés es muy importante para la recuperación de estos pacientes. Tan sólo en 2006 se derivaron 166 pacientes con ictus cerebral y 280 fracturas de cadera. Son enfermos de avanzada edad y con estancias largas. Por ese motivo, se trasladan al Hospital Avilés. Actualmente, los médicos rehabilitadores estudian el caso y fijan el tratamiento que aplican los rehabilitadores del Hospital Avilés. Una vez por semana, los médicos se desplazan al centro de la calle de Cabruñana para comprobar la evolución del paciente. Hasta hace unos años el proceso era el inverso, con los consiguientes inconvenientes para el enfermo y un importante movimiento de ambulancias que se ha evitado. En esos análisis los médicos rehabilitadores deciden donde debe continuar la recuperación. El jefe del servicio destaca la necesidad de incorporar nuevos profesionales para atender los retos que afrontan a diario. Con la carga de trabajo que tenemos necesitamos dos fisioterapeutas más, comenta. Miguel Jiménez considera necesario dotar al centro de terapeutas ocupacionales, que se encargan de reeducar a los pacientes en actividades de la vida diaria. El Hospital Central, Cabueñes y Jarrio ya cuentan con terapia ocupacional y nuestro tamaño es suficiente para estos profesionales, asegura. (El Comercio digital)

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment