Su antigua condición de sanatorio de tuberculosis, lo deteriorado de parte de sus instalaciones -este edificio se construyó hace 70 años- y su ubicación, lejos del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria -al que pertenece- ha hecho que el Hospital de Ofra (antiguamente del Tórax) sea visto por gran parte de la población como un centro sumido en el olvido. Sin embargo, según el gerente de La Candelaria, Juan José Afonso, la imagen que este centro tiene entre los profesionales y rectores del hospital dista mucho de esta imagen de “hermana pobre” de la sanidad en la Isla, pues, a su juicio, los servicios que se prestan tienen un elevado nivel resolutivo. “Desde dentro no vemos el centro como la hermana pobre. Todo lo contrario, lo consideramos un sitio con infinitas posibilidades”, agregó. De hecho, Afonso explicó que en estos momentos ya se está recogiendo la información necesaria para la elaboración de un plan estratégico específico para este centro, cuya fecha de finalización no supo concretar. Manifestó que este documento, además de mejorar sus instalaciones -y con ello la atención que ofrece a sus usuarios- pretende darle un cambio de imagen radical. En este sentido, opinó que la impresión que sobre este centro tiene la población -que, según dijo, ya funciona con programas novedosos- viene dada por su antigua estructura física, y garantizó que en cuanto ésta sea remodelada, “su imagen va a cambiar drásticamente”. Una reforma integral”Ahora es un hospital que necesita reformas, pues el edificio tiene cosas que mejorar, pero el Servicio Canario de la Salud está trabajando en un plan director para el centro que se aprobará en breve”, aseguró el gerente, quien apuntó que todavía no se ha decidido el cronograma de los trabajos ni si éstos se llevarán a cabo por fases o desalojando el centro. Lo que sí parece claro es que la estructura del edificio se mantendrá, mientras se retabicará por completo para cambiar la distribución interna del espacio.
El gerente del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria -al que pertenece el centro- aseguró que ya ha comenzado la recogida de información necesaria para el diseño del plan director. Reconoció que este edificio, construido hace unos 70 años como sanatorio de tuberculosis, necesita una reforma importante.
Este plan de actuación se orientará basado en dos líneas de desarrollo específicas y que pasan por la potenciación de la Unidad de Cuidados Paliativos, que atiende a toda la provincia, y la creación de un centro de alta resolución quirúrgica. “La intención es crear programas que dependan del Servicio Canario de la Salud, pero que den cobertura a toda la provincia de Santa Cruz de Tenerife”, subrayó el gerente. Entre las medidas que se llevarán a cabo en los próximos meses, citó que, antes de que acabe el año, se cambiará todo el mobiliario del hospital; además, resaltó, que el periodo vacacional ha sido aprovechado para arreglar algunas plantas. De cualquier forma reconoció que no se pueden hacer grandes obras, porque están pendientes del plan general. (El Día)

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment