Maria es una persona mayor que vive sola y quiere conservar su autonomía. Se desenvuelve perfectamente en casa, tan sólo tiene algún problema de salud habitual para la edad. Sus hijos trabajan todo el día fuera y sólo pueden ir a verla el fin de semana, pero desde que un día se cayó al levantarse de la cama intentan estar más pendientes de ella. Por eso han dado con Aaaida, una plataforma con apariencia de red social en la que en lugar de ver las fotos y comentarios de los amigos se puede controlar el estado de salud de un familiar. «El objetivo es proporcionar tranquilidad a las familias con personas mayores que viven solas», explica uno de sus creadores, Jesús Alcober.

Los hijos de María han instalado un sensor en la puerta del dormitorio que controla si ha pasado por allí durante la mañana. Otro sensor controla si ha abierto la puerta de la nevera. Desde el ordenador o a través de una aplicación en el teléfono móvil, sus hijos pueden controlar esa informacióa «Es una forma discreta y transparente de supervisar a la persona mayor», remarca Alcober. Si los sensores han detectado la actividad habitual, todos tranquilos; si no es así, hay que ponerse alerta. La información se comparte entre familiares, doctores y cuidadores.

La plataforma Aaaida recoge y muestra la información disponible a partir de unos sensores instalados alrededor de la vida cotidiana de esa persona mayor. «A medio y largo plazo todo estará sensorizado. tendremos un montón de información asequible a la que habrá que darle un valor y un uso real», vaticina el creador de Aaaida. Hasta que llegue ese día, en su primera fase de desarrollo la app se sustenta en la información que aportan los usuarios y que mide la evolución de un enfermo o comprobar que se toman las medicinas que tocan a partir de datos introducidos manualmente.

La plataforma se encuentra en fase beta, accesible para todos aquellos que quieran probarla (http://www.aaaida.com) y ya se están llevando a cabo pruebas piloto con algunas familias. Más allá del control de personas en el ámbito familiar, se está tratando de llevar a colectivos concretos, como el de personas con dificultades respiratorias. A un grupo de pacientes del hospital Clínic se les ha monitorizado semanalmente y se introducían los datos en el sistema para controlar su evolución. Durante esta prueba, se han dado cuenta de su uso como herramienta motivadora. Según Jesús Alcober, «las familias motivaban a los pacientes a mejorar, los propios enfermos compartían la información entre ellos y al final se automotivaban para superarse».

El proyecto nació en el seno de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicaciones y Aeroespacial de Castelldefels (EETAQ de la UPC. Impulsado por el profesor de gestion de redes, Jesús Alcober.
La plataforma Aaaida proporciona tranquilidad a los familiares de personas mayores solas usando sensores que permiten supervisarlos a distancia

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment