Charles Friedman, Coordinador Nacional adjunto en la Oficina de Coordinación Nacional para la información sobre tecnologías en sanidad de los Estados Unidos, ha presentado y puesto al día los esfuerzos llevados a cabo por la Administración Obama con el objetivo de conseguir un aumento en la adopción de soluciones para la Sanidad Digital en el sistema sanitario estadounidense.

“La base del proyecto hace referencia a la importancia del uso de los archivos electrónicos dentro de la Sanidad”, dijo Friedman. El concepto de importancia supone que las instituciones sanitarias que adopten un sistema de archivo y documentación electrónica y lo utilicen de forma significativa, serán elegidas para iniciativas financieras provenientes de los presupuestos para el Medicaid (organismo y programa estatal de asistencia sanitaria a personas de bajos ingresos) y el Medicare (organismo y programa estatal de asistencia sanitaria a personas mayores de 65 años). “Por encima del tiempo de aplicación del proyecto, estamos hablando de 17 millones de dólares”, afirmó Friedman.

Además del “uso significativo” del sistema, se establecerán unos niveles y unos campos de trabajo en cuanto a privacidad y seguridad. Referente a la cooperación entre EEUU y UE, Friedman remarcó que a ambos lados del Atlántico se están afrontando los mismos retos dentro del sistema sanitario. “Esta es una base fundamental para la colaboración”.
Según Friedman, dos temas particularmente interesantes en los cuales merece la pena centrar la colaboración son las recetas electrónicas y las historias clínicas de los pacientes, cuestiones prioritarias en la agenda de Estados Unidos. Al mismo tiempo, están siendo impulsadas por la Comisión Europea como parte de los proyectos epSOS para la interoperabilidad internacional.

Ilias Iakovidis, Dirigente de la unidad “TIC para la Salud” (ICT for Health), de la Comisión Europea DG INFSO, propone más ideas para unir esfuerzos internacionales en materia de Sanidad Digital. Un acuerdo sobre niveles técnicos, dijo, podría ser extremadamente útil, no solamente para las empresas europeas o americanas, si no también de cara a una perspectiva global. “Si la UE y los EEUU pueden llegar a un acuerdo en cuanto a niveles de Sanidad Digital, todo el mundo puede seguirlos”, concluyó Iakovidis.

Una colaboración más cercana entre los Estados Unidos y Europa podría acelerar el proceso de la implantación a gran a escala de la eHealth (Sanidad Digital). Unir esfuerzos en certificación, interoperabilidad o investigación en Sanidad Digital, podría hacer la vida más fácil a profesionales sanitarios, científicos y empresas.


Necesitas estar registrado para ver el contenido

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment