Según ha informado hoy la Comunidad de Madrid, el objetivo del estudio es valorar la utilidad de algunos de los marcadores clínicos y funcionales, y determinar la eficacia y eficiencia de este tipo de monitorización para mejorar el control y seguimiento de los pacientes ancianos con insuficiencia cardíaca.

Esta enfermedad es la segunda causa de ingreso hospitalario en personas mayores.

Para llevar a cabo este proyecto se han distribuido entre los pacientes seleccionados doce aparatos de telemedicina que se conectan por bluetooth a un teléfono móvil.

A través de estos aparatos los propios pacientes son los encargados de medir cada 48 horas determinadas variables como la saturación de oxígeno, la glucemia, la tensión arterial, un electrocardiograma o la frecuencia respiratoria.

También miden la velocidad de la marcha, el tiempo que tardan en levantarse de una silla, el peso y la temperatura, y responden a un sencillo cuestionario sobre su estado de salud y evolución.

El teléfono móvil recoge la información, que se archiva en un programa informático, de forma que el médico consulta diariamente los resultados y, en caso de encontrar alguna alteración, contacta telefónicamente con el paciente o acude a visitarle de inmediato.

Este sistema permite además disponer de un histórico muy preciso y completo sobre la evolución del paciente y la utilidad del tratamiento a largo plazo.

El programa se puso en marcha hace un año y por el momento han participado 40 pacientes, aunque se espera llegar a 130. EFE
Para llevar a cabo este proyecto se han distribuido entre los pacientes seleccionados doce aparatos de telemedicina que se conectan por bluetooth a un teléfono móvil

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment