La innovación tecnológica en el sector sanitario puede transformar los problemas en oportunidades. Para ello los hospitales deben actuar con visión empresarial, no sólo importando innovación sino creándola y haciendo que su conocimiento genere un retorno económico, según Lluis Blanch, director de Investigación e Innovación de la Corporación Sanitaria Parc Taulí, de Sabadell, jefe del grupo 33 del Ciber de Enfermedades Respiratorias del Instituto Carlos III y presidente electo de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, que ha participado en una jornada organizada por el Cluster de Biomedicina y Salud de la Universidad de Oviedo y el Hospital Universitario Central de Asturias.

Un hospital innovador, según Blanch, es aquél en el que la cultura de la innovación impregna a toda su organización, de modo que sus profesionales “son conscientes de que su conocimiento puede dar lugar a una idea que puede valorarse”.

Así, los centros sanitarios utilizan su conocimiento para generar productos o servicios que buscan obtener resultados en el cuidado y la mejora de la salud de la población, “pero también generar un valor económico”. Por ello abogó por fomentar la visión empresarial en las organizaciones sanitarias que “están habituadas a adoptar innovación, comprando productos caros a veces poco testados y a veces muy útiles”, y no tanto a generar innovación y rentabilizarla económicamente. “España está a la cola de Europa en la generación de patentes en explotación y la obtención de un retorno económico por ellas. Sólo IBM registró el año pasado 6.180 patentes, casi el doble que la cifra global de las generadas en España”.
Más allá del aprovechamiento de la innovación, los hospitales deben trabajar en crearla, no sólo para mejorar la asistencia sanitaria que brindan, sino también para obtener un ahorro económico.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment