Una investigación de la Clínica Universidad de Navarra ha evidenciado la mejora del enfermo grave y pluripatológico a partir del modelo “hospitalista” del centro, que se refiere a la forma de trabajar de los especialistas a la hora de coordinarse y aunar criterios de actuación. En concreto, los resultados obtenidos en el estudio ponen de relieve, entre otras cuestiones, una reducción del 11 por ciento de la mortalidad en la muestra de pacientes estudiada.

“Aunque resulta muy difícil evaluar los resultados sobre la mortalidad en un estudio retrospectivo, pensamos que el buen rendimiento obtenido se debió en parte a la asistencia y valoración continua de los pacientes por parte de médicos hospitalistas, a través de los diferentes niveles de atención hospitalaria, desde la planta de hospitalización convencional a la Unidad de Cuidados Intermedios”, ha declarado Felipe Lucena, especialista en Medicina Interna y responsable de la Unidad de Médicos Hospitalistas de la Clínica Universidad de Navarra. El equipo de médicos hospitalistas de este centro hospitalario está integrado por Felipe Lucena, Ana Huerta, Félix Alegre y Manuel Landecho, especialistas del Departamento de Medicina Interna de este centro hospitalario.

Recientemente, este equipo de facultativos ha publicado los resultados del trabajo sobre la eficacia de la labor de este modelo médico aplicado en 456 pacientes muy complejos del centro hospitalario, ingresados en la Unidad de Cuidados Intermedios (Área de Hospitalización Especial) durante los últimos seis años. La investigación se ha publicado en la revista especializada internacional “Journal of Hospital Medicine”. Se trata de la única investigación sobre este modelo de gestión asistencial realizada en España.

La investigación analiza el trabajo en equipo de “hospitalistas” en una unidad de cuidados intermedios. El impacto de la labor de estos especialistas puede detectarse en varios aspectos. Los más destacables: el efecto positivo sobre la mortalidad de los pacientes atendidos según este modelo asistencial, la importancia del trabajo multidisciplinar y el aumento de la capacidad docente para los médicos residentes.

La clave del éxito reside, según destacó Lucena, en la labor de los hospitalistas a la hora de aunar la cooperación entre las diferentes especialidades médicas que intervienen en la atención de estos pacientes. También argumenta la efectividad de este modelo en la atención continuada que se presta al paciente, “con visitas por la mañana y por la tarde, y su disponibilidad los 365 días del año, las 24 horas del día”.

Para poder obtener resultados concretos, los especialistas realizaron el estudio basándose en una escala pronóstica ya estandarizada, “diri
Se aprecia mejoría en los enfermos graves y con pluripatología gracias a esta fórmula de trabajo

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment