El nuevo sistema de control de visitas del Hospital de Cáceres reduce el ruido en el hospital

20/10/2010
Servicios Hospitalarios Noticias El nuevo sistema de control de visitas del Hospital de Cáceres reduce el ruido en el hospital

Un simple lector de tarjetas ha logrado mejorar la atmósfera e instalar el silencio en el complejo hospitalario de Cáceres. El primer control de visitas de los centros cacereños se estableció en el año 2008 y, desde el mes de marzo, esos salvoconductos de acceso a las habitaciones están digitalizados. Llevan un código de barras que impide que se la gente se cuele y que las habitaciones de los hospitales se conviertan en centros sociales en lugar de ser sitios de descanso y restablecimiento de enfermos. Según Gabriel Carrasco, subdirector del área de salud de Cáceres, la instalación de este sistema ha logrado que mejore considerablemente el orden y el confort en las plantas del hospital a la hora de visitas, desde las cuatro hasta las ocho de la tarde. Hospitales como el de Mérida han instalado tornos para controlar el acceso de los visitantes en el hospital.

Accesos
En Cáceres, tal y como explica Carrasco, no ha sido posible debido a que no hay sólo un punto de acceso de visitantes y también por las condiciones de evacuación de este centro. «Las entradas son mucho más flexibles que las de Mérida», apunta. La instalación de este software electrónico, que se retrasó unos meses sobre lo que estaba previsto, sirve también para controlar de una forma más exacta la cantidad de personas que pasan todos los días por el hospital para estar junto a sus allegados enfermos. La contabilidad de los mismos resultará más exacta y se podrá saber cuáles son las zonas más frecuentadas o los horarios en los que se acumula más gente.

Según los últimos datos aportados por Carrasco esta cifra ronda los 1000 visitantes en ambos hospitales, el San Pedro de Alcántara y el Nuestra Señora de la Montaña, y la media suele ser de dos visitantes por enfermo y día. «Este sistema permite saber cuánta gente ha entrado a una habitación, cuánta gente visita a cada paciente o cuál es el tiempo medio de estancia en cada habitación», recalca. Esta tecnología se aplica también en maternidad, una planta especialmente complicada ya que la alegría del nacimiento de un niño parece hacer olvidar a los visitantes que se está en un hospital, y que madres y recién nacidos necesitan tranquilidad y calma. Actualmente se dan dos tarjetas por enfermo, igual que antes de que se comenzara a aplicar este sistema de control basado en códigos de barras.
Un millar de personas acuden cada día a visitar a las enfermos ingresados en los dos centros hospitalarios
Hasta que se aplicó este sistema las tarjetas pasaban de mano en mano e incluso se daba la picaresca de que los hospitalizados dados de alta les daban las tarjetas a los familiares de los que todavía estaban ingresados.
Aunque la instalación de este sistema, cuya inversión ha ascendido a unos 18.000 euros, estaba prevista para finales del año pasado sufrió varios retrasos porque tenía que ser compatible con el sistema Jara, el proceso de digitalización que se ha instalado en todos los hospitales de la región. Este método permite acceder desde cualquier centro hospitalario a los datos clínicos de un paciente y evitar el papeleo.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata