Investigadores de la Escuela de Medicina de Mount Sinai, en Nueva York (EE.UU.) observaron que los pacientes que acudían al hospital con problemas de neumonía, problemas cardiacos o un ataque al corazón tenían más posibilidades de sobrevivir si acudían a un hospital en el que se trataba un mayor número de este tipo de afecciones.
Los pacientes con neumonía que acudieron a los grandes hospitales tenían un riesgo 5 por ciento menor de morir en el primer mes que aquellos tratados en institutos que trataban con pocos casos. La tasa de mortalidad por problemas cardíacos y ataques al corazón fueron un 9 y un 11 por ciento menor, respectivamente.

Los investigadores, que analizaron datos de `Medicare` entre el 2004 y el 2006 para su estudio, encontraron que una vez que un hospital había tratado a 610 pacientes por año por ataque al corazón, a 500 por problema cardíacos y a 210 por neumonía, las personas tenían menor riesgo de morir, al menos en los primeros 30 días.

“Hay hospitales pequeños que están funcionando bien y grandes hospitales que no. Pero, en general, los hospitales que tratan menos pacientes son los más riesgos”, explicó el doctor Joseph Ross, coordinador de la investigación.

En su opinión, esta situación podría evitarse si se instauran en todos los hospitales los procedimientos que se realizan en los centros que tienen mayor supervivencia, para mejorar sus tasas de éxito.

Los investigadores calcularon, por ejemplo, que un hospital que sólo trataba 17 ataques cardíacos por año podía reducir su tasa de mortalidad en el primer mes en un 20 por ciento si recibía a 100 personas más con la misma afección.
Agregar 100 casos en un hospital que ya trata 236 ataques cardíacos reduciría las muertes en apenas un 4 por ciento. El umbral de mejoramiento se registró cuando el volumen anual llegaba a 610.

Este es el primer estudio que investiga condiciones médicas comunes de la misma manera, y analiza si existe un umbral para lograr bajos niveles de mortalidad. No obstante, investigaciones anteriores han demostrado que los pacientes que reciben cirugía u otros tratamientos obtienen un mejor resultado si son tratados con médicos más experimentados.
Los hospitales que tienen una mayor actividad, y, por tanto, tratan a un mayor número de pacientes, tienen menores tasas de mortalidad, según un estudio publicado recientemente en el `New England Journal of Medicine`

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment