¿Cuándo tengo que reemplazar mis equipos médicos?

David Dunning, Responsable de Marketing de HILDITCH GROUP | OCTUBRE 2020
Artículos Tecnología Equipamiento Médico Gestión ¿Cuándo tengo que reemplazar mis equipos médicos?

La cuestión sobre cuándo reemplazar un equipo médico no es fácil y hay muchos factores a tener en cuenta. Para cada equipo hay un fino equilibrio invariable entre varios factores: los costes de mantenimiento anual, lo que valdría el equipo si se vendiera y el precio para reemplazarlo y tener un equipo nuevo.

Un hospital de tamaño medio, con unas 200-400 camas, suele tener más de 20.000 dispositivos médicos, con una vida útil media de 5-10 años por equipo. Obviamente, no se reemplazarán todos los equipos al mismo tiempo, lo que significa que hay un flujo constate de equipamiento que entra y un flujo de tamaño similar que sale. Sin embargo, esta es una estimación muy generalizada, ya que el recuento de camas no es una buena medida para estimar el valor de los equipos médicos y de los recursos que posee.  Para poner un ejemplo ilustrativo: las clínicas especializadas, como hospitales oftalmológicos, no tienen camas, pero sí muchos equipos de alto valor.

El punto de inflexión

Un sutil umbral financiero reside entre: el equipo que cuesta más reparar que comprar uno nuevo y vender el viejo. Eso es asumiendo que su organización de salud tiene los fondos y la voluntad de reemplazar regularmente el equipamiento médico. A continuación, indicamos algunas señales de alerta que indican que su organización debería empezar a pensar en reemplazar sus equipos:

  • Años de funcionamiento del equipo: Basándose en normas y directrices, tendrá pautas sobre cuando debe comenzar a reemplazar su equipo y esto diferirá según el tipo de dispositivo.
  • Coste del mantenimiento: Cuando los costes de mantenimiento anual exceden el 15% del precio de la compra inicial, puede tomar esta cifra como un buen indicador de que el equipo se está volviendo ineficiente. Los Contratos de Mantenimiento Preventivo de un producto se renuevan generalmente cada 3-5 años, y si usted advierte que su proveedor está negociando una tarifa más elevada, es indicativo, generalmente, de que se estiman unos tiempos más extensos de servicio para algunos de sus equipos. No es disparatado discutir con el proveedor de mantenimiento qué equipo es y si recomiendan su reemplazo.
  • Frecuencia de la reparación y tiempo de inactividad: Si su dispositivo está interrumpiendo los servicios a los pacientes mientras está inactivo o se dan cantidad de fallos que pueden incluso presentar peligros para sus pacientes, será hora de de pensar en otras opciones.
  • El modelo o las piezas de recambio dejan de fabricarse: Los modelos de equipos médicos de buena calidad gozan de una larga vida en el mercado, ya que la reputación de una marca se basa en que sus equipos sean conocido por ser un “caballo de batalla”, pero si ese modelo deja de fabricarse es probable que se produzca una devaluación repentina del valor del equipo. Si esto no tiene importancia para su organización, también deberá tener en cuenta las consecuencias unos años más tarde. No hace falta decir que, si no puede obtener las piezas para mantener su equipo, entonces el dispositivo está destinado a la obsolescencia. Tenga en cuenta que todavía puede obtener media década de vida útil antes de que se convierta en un residuo electrónico, así que considere la posibilidad de contactar con un agente de reventa para sacar el máximo provecho de su equipo.

Hay otros factores que deben tenerse en cuenta al decidir cuándo sus dispositivos han alcanzado la obsolescencia, entre ellos:

  • Tipo de equipamiento: El tipo de dispositivo tendrá un efecto directo en la percepción general de cuando debe ser reemplazado. Los dispositivos de soporte vital, como las máquinas de diálisis, los desfibriladores y las incubadoras, se perciben como algo que debe reemplazarse antes, ya que son fundamentales para la vida del paciente, y las unidades más nuevas ofrecen una mayor eficacia clínica.
  • Especificación del equipo: Por ejemplo, un escáner de Tomografía Computarizada (CT) de 64 cortes será obviamente preferible a uno de 16 cortes, ya que proporciona un beneficio en el diagnóstico directo y da una mejora directa en el cuidado del paciente.

En una situación de atención sanitaria privada, también cabe destacar otros parámetros como:

Para poder seguir leyendo sobre la gestión del equipamiento médico y descargarlo en PDF debe iniciar sesión o suscribirse gratuitamente en el portal.

Comentarios

Subido por anaisabel.garc… el Dom, 18/10/2020 - 17:24

¡Enhorabuena por el artículo!.... Estando totalmente de acuerdo con tu planteamiento, la realidad de nuestro país es muy diferente... los equipos se cambian cuando se caen al suelo... Destacar una de mis experiencias cuando, con informes en la mano, me dirigí a un jefe de servicio para ofrecerle alternativas de compra para un equipo..... tras mi exposición.... me dijo... mira Anais.... no tengo dinero para uno entero, pero sí para un cacho... y como no me vas a vender un trozo.. haz lo posible por reparar este..... "este es Alemán"... este aguanta 3 años más... te lo digo yo...... Saludos Ana Is Garcinuño García

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata