ConcursosGestiónGestión de la obraNoticiasNoticias destacados

Fecha: Noviembre 2019
Idioma: Castellano
Procedencia: El Periódico
Web: ver aquí

Finalmente el CAP del Raval Nord ocupará la capilla de la Misericòrdia. Por lo que el Macba crecerá con un nuevo edificio frente al Convent dels Àngels, en la plaza homónima. El acuerdo supone la entrada de este nuevo espacio en el escenario y un giro a lo supuestamente pactado hasta hace poco: la Misericòrdia para el Macba y una nueva construcción para el ambulatorio, en la plaza de Salvador Seguí.

En conclusión el acuerdo conlleva a una nueva propuesta para el Macba, un edificio anexo al Convent dels Àngels que ocupará parte de la plaza y protegerá, a la vez que dejará visible, la pared del siglo XVI que aguanta el cenobio. La construcción –planta baja más dos pisos– permitirá, además, reordenar el urbanismo de la plaza a la vez que posibilitará el crecimiento del museo en 2.800 metros cuadrados y la reorganización de los espacios ya ocupados del convento y la capilla dels Àngels.

Por su lado, la Conselleria de Salut ya tiene a punto su plan funcional de ubicación del CAP Raval en la Misericòrida. Esto pasa por levantar una nueva volumetría manteniendo la fachada protegida de la iglesia que da al  Jardí dels Tarongers. Falta el proyecto, que saldrá de un concurso, pero tiene ya el presupuesto: siete millones de euros. Para que el nuevo ambulatorio sea una realidad, desde el departamento de Alba Vergés prevén entre 36 y 40 meses de trabajo una vez el consistorio les haya cedido la capilla, de titularidad municipal. El acto debe hacerse en un pleno, posiblemente en el de enero, y luego quedará aprobar un cambio del plan de usos.

Con el acuerdo del CatSalut y de los vecinos que veían como única alternativa posible al actual ambulatorio la ocupación de la iglesia de lo que fue asilo de pobres cedida, pero aún no utilizada, al Macba en el 2013. Finalmente se cierra un conflicto que arrancó en el 2006, cuando el CAP pidió a gritos un nuevo emplazamiento porque el actual, un edificio de Josep Lluís Sert, no colmaba sus necesidades e impedía cualquier modificación al estar protegido como Bien Cultural d’ Interés Nacional (BCIN).

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment