El acuerdo entre el Gobierno Vasco y el PP en torno al nuevo mapa sanitario de Vitoria se encuentra “muy cerca”. En cinco años, Santiago pasará a ser un hospital de crónicos y Txagorritxu multiplicará sus espacios. La capital, así, perderá un centro de agudos.

Todas las especulaciones que han surgido en torno al tercer hospital comienzan a convertirse en realidades palpables: Y una de ellas es que Gasteiz ganará un centro para enfermos crónicos, el reconvertido Santiago, pero perderá uno para agudos, precisamente el hospital de la calle Olaguíbel.
A cambio, Txagorritxu mejorará sus instalaciones, asumirá todas las especialidades que ahora oferta Santiago, aumentará su cartera de servicios e incrementará su número de camas hasta cerca de las 750. El centro pasará a denominarse Hospital Universitario de Álava, el más importante del territorio histórico.
Los representantes de Osakidetza han iniciado en los últimos días una ronda de reuniones para explicar sus planes, pendientes de los últimos detalles, a los agentes implicados. Ayer, llegó el turno de los máximos responsables del Hospital Santiago, que en el plazo de 50 ó 60 meses, cuando finalicen todas las obras y sus servicios puedan ser absorbidos por Txagorritxu, comenzará a dar cabida a pacientes crónicos y subagudos en sus unidades de media y larga estancia.
Su número de camas se reducirá hasta las 120, menos de la mitad de las 312 actuales. El resto del céntrico hospital se empleará para unos usos todavía sin determinar. Santiago aumentará a dos el número de centros para crónicos con los que contará el territorio, uniéndose al riojanoalavés de Leza.

Habrá una reestructuración de las actuales infraestructuras sanitarias de agudos, Txagorritxu y Santiago
Claro que la intervención más mastodóntica tendrá lugar en el Hospital Txagorritxu. La remodelación del centro, siempre que se cumplan los planes que ahora maneja Osakidetza, incluye la construcción de dos nuevos edificios junto al hospital clásico, que será sometido a una reestructuración y diferentes mejoras internas, entre las que destacan el incremento del número de quirófanos o la ampliación del servicio de Urgencias. En la parte trasera se erigirá un gran centro de maternidad que servirá para atender todos los partos de la provincia y que también podría englobar una unidad de fecundación in vitro que evitará a los alaveses desplazarse a Cruces a recibir tratamientos.
La otra infraestructura acogerá las consultas externas del hospital, un proyecto que ya ha despertado los primeros recelos entre los sindicatos del centro por la enorme sobrecarga que sufre este servicios desde hace años. El inicio de su construcción no está previsto hasta principios de 2011, meses después de que arranquen las obras de la unidad materno infantil.
Una demora insoportable para muchos, porque cabe recordar que la anterior consejería de Sanidad ya presentó un proyecto de edificio de consultas externas cuya construcción, como tarde, iba a iniciarse este mismo año. Todo ello sin contar con las pérdidas económicas que suponen desechar este proyecto en tiempos como el actual. El nuevo edificio de consultas se levantará, según las primeras previsiones, junto a la rotonda de Telefónica, fuera del recinto actual del hospital.
La inclusión de la cirugía cardiaca en la cartera de servicios del nuevo Txagorritxu también continúa encima de la mesa, según confirmó la parlamentaria Laura Garrido.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment