ArtículosArtículos destacadosGestiónPlanificación

Fecha: Septiembre 2019
Idioma: Castellano
Procedencia: Pinearq
Web: ver aquí
Autor: Lluís Hernández, arquitecto de Pinearq

En los últimos años, Pinearq se ha hecho cargo de la coordinación del desarrollo de los planes directores y funcionales de tres hospitales en tres países del Caribe: el Nuevo Hospital Rand Memorial y Clínica Freeport Community en Bahamas, que desarrollamos entre el 2015 y el 2016; el Hospital de Referencia en Saint Vincent and the Grenadines, en el que trabajamos desde el 2018 y aún está en desarrollo; y el Hospital New Marigot en Dominica, que empezamos este mismo año.

En el caso del hospital de Bahamas (y que se repite ahora en el hospital de Dominica), el gobierno del país vio la necesidad de construir un equipamiento de salud nuevo y, aunque conocían sus necesidades generales y sus expectativas, no estaban seguros sobre las piezas y los servicios básicos y complementarios que debían componer su nuevo hospital. Estamos convencidos de que la mejor manera de acercarse a cualquier proyecto de arquitectura hospitalaria debe ser en colaboración, así que apostamos por el co-diseño: trabajar con la participación directa, codo a codo, y desde el inicio con los usuarios finales de los edificios.

En Bahamas se debía trasladar un hospital antiguo, mientras que en Dominica se trata de rehacer un centro de salud local. Así que, en ambos países, el proceso para definir el plan funcional –que es la concreción de esas piezas y servicios que deben constituir el hospital– empezó con una visita extensa de un medical planner y yo mismo para conocer y aprender sobre la realidad de cada país: los centros de salud existentes, las estadísticas de nacimientos y enfermedades, el crecimiento de la población, con qué medios y redes reales cuentan, la información sobre los recursos humanos con los que cuenta el Ministerio de Salud, entre otros. Se recogen datos y se prevén mejoras, se conversa y se dialoga con todos los implicados, porque lo que se pretende es reconocer las maneras de hacer del personal local para, sobre esto, planificar un hospital nuevo.

Se debe tener, además, una visión global de la ciudad, de la infraestructura urbana existente y de las posibilidades del propio país: apuntamos a ser capaces de ver el hospital más allá de las propias fronteras del solar. Se trata de pensar en un plan urbano que abarque más; y de hacer planeamiento urbano: revisar las infraestructuras que sirven a este equipamiento, por ejemplo, o la cercanía con otros equipamientos y con los servicios de transporte. Se debe revisar también qué es lo mejor para la ciudad y la comunidad, más allá del solar escogido, con una visión que abarque toda la red de servicios de salud. Esto supone hacer un diagnóstico muy ajustado para poder calcular las necesidades físicas del hospital. En esta fase estamos actualmente en Dominica, así que haremos el plan director y el funcional, y llegaremos hasta el proyecto ejecutivo.

Para poder seguir leyendo este artículo sobre la experiencia de Pinearq en la planificación de hospitales en el Caribe y poder descargar el documento completo en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment