Diseño de instalaciones y máquinas teniendo en cuenta la CEM

CEMDAL | SEPTIEMBRE 2020
Artículos Instalaciones Electricidad Gestión Diseño de instalaciones y máquinas teniendo en cuenta la CEM

El control de la compatibilidad electromagnética (CEM) en los productos diseñados y fabricados por una empresa es una importante responsabilidad de los Directivos forma parte de todo el proceso para obtener el Marcado CE de un nuevo producto.

Es muy importante tener en cuenta la compatibilidad electromagnética en todo el proceso de diseño de una nueva máquina, para poder entregarla al mercado en menos tiempo con menores costes, siendo conformes con la Directiva de CEM. Así podremos etiquetar correctamente la nueva máquina con el Marcado CE.

La responsabilidad sobre el control de la compatibilidad electromagnética (CEM) empieza en concreto a un primer nivel por el Director general.  Luego sigue por el Director Técnico, el Director de Calidad, el Director de Compras y el Director de Producción. El Director General, el Director Técnico y el Director de Calidad tienen un rol Directo en el control de la CEM de los productos.

Cualquier equipo o producto electrónico, máquina o instalación que se deba vender en el mercado de la UE debe ser conforme con varias Directivas europeas. Las Directivas mínimas obligatorias son : la Directiva de compatibilidad electromagnética (CEM: 2014/30/UE), la Directiva de baja tensión (LVD: 2014/35/UE), la directiva de materiales prohibidos (ROHS: 2011/65/UE), la directiva de reciclaje (WEEE: 2012/19/UE) y,  si además se trata de una máquina, también debe ser conforme con la Directiva de seguridad de máquinas (2006/42/CE). Si además la máquina o equipo incorpora módulos de telecomunicaciones tipo WiFi o Bluetooth, por ejemplo, también debe ser conforme con la Directiva de radiocomunicaciones (RED: 2014/53/UE).

Las instalaciones industriales también están afectadas explícitamente por estas Directivas. Muchas empresas que integran componentes de compra diversos para configurar grandes máquinas con sus correspondientes instalaciones son muy conscientes de que deben cumplir con la Directiva de baja tensión y la Directiva de seguridad de máquinas. Pero un elevado número de estas empresas integradoras no tienen en cuenta la Directiva de compatibilidad electromagnética (CEM). A pesar de no realizar ningún ensayo de CEM se atreven incorrectamente a etiquetar su equipo o máquina con el Marcado CE. Esto es ilegal y pueden incurrir en responsabilidades administrativas y penales.

Para evitar estos problemas de CEM, conviene tener en cuenta los principios básicos de la CEM desde el inicio del desarrollo del nuevo equipo o máquina. Esta prevención inicial permite tener en cuenta las reglas de diseño óptimo de la metodología de CEM, desde que se inicia el desarrollo del nuevo producto. Esta metodología debe incluir revisiones regulares de un experto en CEM (interno o externo) durante el desarrollo del producto, hasta justo antes de llegar a la realización de los ensayos de certificación de CEM y para el Marcado CE.

Algunas empresas se excusan por el tamaño de su máquina debido a que, por peso, volumen o consumo eléctrico dicen el no poder llevar la máquina al laboratorio. La Directiva de CEM explícitamente requiere tener en cuenta los ensayos de CEM en máquinas grandes e instalaciones. Como mínimo se deben realizar medidas de emisiones conducidas y radiadas “in-situ”. Es decir, no es obligatorio llevar la máquina al laboratorio, pero deben realizar las medidas en el lugar de su instalación. Otros fabricantes integradores se excusan con el concepto CE+CE=CE

Para poder seguir leyendo sobre el control de la compatibilidad electromagnética (CEM) debe iniciar sesión o suscribirse al portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata