Según ha informado el Ejecutivo en un comunicado, el Hospital de Valdecilla y la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud se han incorporado a este programa, que mejora la atención de los pacientes y reduce unos costes que anualmente en Cantabria superan los 23 millones de euros.

La iniciativa, que cuenta con la colaboración de las empresas Abbott y General Electric, consiste en el abordaje del paciente con trastornos musculoesqueléticos por parte del reumatólogo desde la primera semana en la que el médico de Atención Primaria expide el parte de baja.

Según el Gobierno, además de mejorar la colaboración entre las atenciones Primaria y Especializada, esta iniciativa va a permitir disminuir los días de baja laboral gracias a la estrecha coordinación entre el médico de Atención Primaria y el reumatólogo.

De esta forma, se procederá a una rápida y eficaz identificación del problema, reduciendo el tiempo de recuperación, incrementando el nivel de satisfacción del paciente y aumentando la calidad de la atención.

El Ejecutivo regional puntualiza que, a diferencia de otras comunidades, en Cantabria este programa se ha integrado dentro de un proyecto más amplio que, abarcando a la población general, pretende incrementar la resolutividad de los procesos del área musculoesquelética en el ámbito de la atención primaria de salud.

Para ello, se crearán equipos multidisciplinares (reumatologos, rehabilitadores) que desarrollen su actividad en los centros de salud.

Así, se favorece una más estrecha colaboración entre los médicos de atención primaria y del hospital con actividades formativas y de consulta, reduciendo los tiempos de actuación en la confirmación del diagnóstico y en la aplicación del tratamiento más adecuado con el fin de recuperar lo antes posible a los pacientes.
Podría ahorrar con la implantación de un programa de intervención temprana en enfermedades musculoesqueléticas, con el que prevé disminuir en cerca de un 40 por ciento los días de baja laboral.

Según el Gobierno, los resultados alcanzados durante los primeros meses de funcionamiento de este programa, que se puso en marcha a pleno rendimiento a partir de enero, reflejan una disminución de la lista de espera y un descenso en la duplicidad de pruebas.

Junto con la mejora asistencial, la iniciativa va a hacer posible un ahorro cercano a los 9 millones de euros anuales vinculados con las bajas laborales producidas por enfermedades musculoesqueléticas.

En Cantabria el coste asociado a estas bajas laborales representa un gasto anual por habitante activo de 84 euros, una cifra superior a la media nacional, que es de 75 euros.

Además, las bajas causadas por estas patologías tienen una duración media por paciente de 46 días, un periodo también superior a la media nacional que se sitúa en 43 días.

Con esta medida, el Ejecutivo destaca que Valdecilla y la Gerencia de Atención Primaria se suman a un proyecto de alcance europeo al que se irán adhiriendo progresivamente centros hospitalarios de otras comunidades autónomas y que ya cuenta con la participación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y el Hospital Universitario La Fe de Valencia.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment