Maggie’s Centre en Leeds

Heatherwick Studio | Leeds, Reino Unido | VER WEB
Proyectos Oncológico Arquitectura Diseño y Reflexión Planificación Maggie’s Centre en Leeds

Maggie’s Centres es un espacio donde la gente con cáncer, sus amigos y familiares, pueden encontrar diferentes actividades y soporte emocional. Estos espacios siguen el enfoque de atención establecido por Maggie Keswick Jencks.

Heatherwick Studio recibió el encargo de diseñar un nuevo centro en el St James’s University Hospital en Leeds. Jimmy, como se le conoce localmente, es el hospital universitario más grande de Europa y el centro oncológico de Leeds, que sirve a una comunidad diversa en todo Yorkshire. El personal del hospital había estado trabajando para mejorar la experiencia de los pacientes, por lo que el estudio de arquitectura quiso apoyar este objetivo proporcionando un respiro adicional al entorno clínico. El objetivo era crear una casa que las personas no se atrevieran a construir para si mismas.

La ubicación elegida para el nuevo centro fue en el último parche de vegetación que quedaba en el hospital: una colina cubierta de hierba al lado del aparcamiento, delimitada por carreteras a ambos lados y rodeada de grandes edificios. La diferentes de seis metros de nivel de la ubicación dictaría un edificio excavado en la pendiente, en cambio, el estudio eligió seguir sus contornos naturales, de modo que, en el punto más alto los visitantes tendrían vistas de los valles de Yorkshire y una conexión con la naturaleza.

Los pilares de apoyo del centro son las salas de asesoramiento, por lo que se colocaron a modo de pabellones, organizados alrededor de un corazón y en niveles cambiantes. El espacio entre ellos acomoda las áreas comunes del centro, lo que acaba siendo un espacio abierto muy atractivo, al mismo tiempo que lo convierte en un espacio que los visitantes pueden recorrer ya que esta conectado con el jardín. Esto le da al edificio un carácter diferente desde el exterior. Para el edificio se crearon dos entradas: una principal y una trasera para el personal y los visitantes habituales. El desafío principal del diseño consistía en abarcar y encerrar los cambios de nivel y restablecer la vegetación. En lugar de un dosel monolítico único, el techo está compuesto por tres jardines superpuestos que se baja y se proyectan hacia las áreas comunes. Consiguiendo así que el hospital no pierda su último espacio verde.

La relación entre la arquitectura del centro y la experiencia para los visitantes se extiende más allá del efecto estimulante del jardín. La puerta de entrada, por ejemplo, es un umbral psicológico, creado como el punto en el que alguien puede comenzar a aceptar su diagnóstico. No todos estarán listos para abrir la puerta de inmediato, por lo que hay un banco par sentarse fuera o un camino privado para pasear en silencio por los jardines. La pared de entrada es transparente y la puerta se mueve hacia un lado debajo de un techo inferior, donde es menos intimidante.

En el interior, los visitantes no se enfrentan a un espacio de recepción convencional, en su lugar encuentran un acogedor asiento junto a la ventana, un tablón de anuncios y una vista al corazón del centro, con una mesa común en el arco de una escalera que conduce a la cocina. La mesa de la cocina, una característica de todos los centros Maggie, representa otro umbral. El punto donde los visitantes se sienten listos para compartir sus experiencias. Todo esta a la vista, por lo que no hay que revolver armarios para encontrar una taza. Justo encima de este espacio existe un lugar privado para que el personal descanse y se fortaleza, y un jardín cubierto en la azotea accesible para todos.   

La construcción del edificio presentó grandes desafíos, ya que la construcción in-situ interrumpiría durante meses la ruta principal de ambulancia, algo que los servicios médicos no se podían permitir. Es por este motivo por lo que el equipo diseñó una estructura que pudiera construirse fuera del lugar y ensamblarse rápidamente sobre una loca de hormigón y un muro de contención con una interrupción mínima. Toda la superestructura del edifico se fabricó en Suiza y se ensambló en el sitio en tan solo 8 semanas. La estructura esta hecha principalmente de abeto de bosques sostenibles, un material que se expandirá y contraerá con las estaciones, como si estuviera vivo.

El estudio examinó las cualidades que hacen de un edificio un hogar, es por ello que entre las “aletas” de madera hay estanterías como se podría encontrar en una casa, con macetas y cosas interesantes que las personas pueden traer al centro, haciéndolo así suya de alguna forma. En cuanto a la iluminación, el estudio tuvo la idea de que los núcleos de madera podrían brillar, como si emitieran luz propia. Esto se logra mediante la integración de iluminación en los estantes y los bordes interiores de los techos.

Galería de imágenes:

Para poder ver la galería de planos de este proyecto debe iniciar sesión o darse de alta gratuitamente en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata