El Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón ha iniciado este martes en el conjunto de sus instalaciones la implantación de la historia clínica electrónica, lo que supondrá una mejora de la asistencia de los pacientes a través de una completa integración de sus datos asistenciales, según ha informado el centro hospitalario en un comunicado.

La historia clínica hospitalaria es el conjunto de los documentos relativos al proceso de la asistencia y estado de salud de una persona realizado por profesionales sanitarios. Con la digitalización, los datos referidos a la historia clínica de cada paciente se almacenan en formato electrónico para que el personal sanitario autorizado pueda consultarlos en tiempo real desde su ordenador.

“Esta nueva herramienta permite a los profesionales consultar con rapidez y seguridad el historial de sus pacientes, así como agilizar los trámites para citas sucesivas, interconsultas y gestión de pruebas”, según ha señalado el director gerente, Nicolás Martínez.

Hasta el momento, el hospital contaba con la informatización de gran parte de su actividad, de modo que, desde el punto de vista clínico, el profesional ya tenía acceso desde su terminal al visor de imágenes de los hospitales con los que el Consorcio tiene relación. Asimismo, ya se recibían los resultados de todas las pruebas en formato electrónico.

“A partir de hoy se da un paso más, puesto que no se abrirán historias en soporte papel y se irán sustituyendo paulatinamente las ya existentes por las nuevas en formato electrónico”, ha puntualizado el director económico del centro, Miguel Llorens, quien ha añadido que “de este modo se completa un proyecto de varios años en los que el hospital ha ido creciendo y se ha ido adaptando a las nuevas necesidades institucionales y de los pacientes”.


Los datos referidos a cada paciente se almacenan en formato electrónico
La historia clínica tradicional presenta problemas como el espacio y las ingentes cantidades de papel que se generan para documentar la historia de todos los pacientes. El Consorcio cuenta con unas 192.300 historias que ocupan una superficie de 600 metros cuadrados y representan más de 400 toneladas de papel. Con la nueva historia clínica se resuelven estos inconvenientes.

A diferencia del formato papel, donde los documentos se ven alterados con el tiempo, con la nueva modalidad está garantizada una mayor durabilidad. Además, permite la realización de copias de seguridad periódicas y automatizadas que previenen la pérdida de información.

La centralización es otra de las ventajas, puesto que la información es accesible de forma íntegra en un solo sistema, sin problemas como que la información esté dividida en varios documentos y en distintos lugares. Asimismo, la cronología de los sucesos médicos es de fácil seguimiento, ya que los documentos van precedidos de su fecha de creación. La nueva historia mejora la seguridad de la información con un control estricto del acceso a los datos de los pacientes y, además, puede hacerse un seguimiento de las personas que acceden a la historia.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment