El futuro de los ecosistemas sanitarios

ARUP | NOVIEMBRE 2020
Artículos Arquitectura Tecnología Smart Hospital Diseño y Reflexión Urbanismo y Paisajismo Inteligencia Artificial IOT Internet de las cosas Big Data El futuro de los ecosistemas sanitarios

Dentro de 30 años, los métodos preventivos, los diagnósticos precoces desde casa y la medicina personalizada podrían ser elementos fundamentales de nuestros servicios sanitarios. Según el nuevo informe, Future of Healthcare Ecosystems, la evolución del mercado laboral, las necesidades de los consumidores y la transformación digital -a través de la IA, la telemedicina y los dispositivos portátiles- impulsarán gran parte de este cambio.

Los nuevos modelos de prestación de servicios sanitarios y las nuevas demandas de los usuarios cambiarán fundamentalmente los sistemas y las infraestructuras sanitarias, desde el hospital hasta los hogares.

La sostenibilidad, la tecnología inteligente y los servicios digitales serán fundamentales para esta transformación, reconfigurando la dotación y el acceso a los servicios de atención sanitaria del futuro. Se necesitan instalaciones y sistemas de atención sanitaria flexibles que garanticen la capacidad de adaptación ante retos cambiantes.

El informe aborda siete tendencias que conforman el futuro de la asistencia sanitaria, incluyendo:

  • Enfoques preventivos. Es probable que el alcance de los servicios de atención de la salud pase a un modelo más preventivo que tenga en cuenta los determinantes más amplios de la salud. Este cambio está impulsado por el aumento de las enfermedades crónicas, los factores de riesgo ambientales, los enfoques personalizados de la salud a lo largo de toda la vida y las presiones económicas. Los nuevos enfoques de la atención sanitaria tratarán de lograr la salud mediante el diseño o a través de él, haciendo mayor hincapié en la salud mental y el bienestar, el equilibrio de las soluciones físicas y digitales y una mejor comprensión del papel de los espacios urbanos verdes.
  • Medicina personalizada. En cualquier momento, en cualquier lugar. La tecnología está transformando las formas en que los profesionales de la salud prestan sus servicios y la forma en que los pacientes acceden a ellos. Los rápidos avances en la tecnología móvil, así como en la tecnología portátil que se puede escuchar, el mayor énfasis en la eficiencia operativa y de costes, los cambios en los patrones de comportamiento y estilo de vida, y los modelos comerciales cambiantes están redefiniendo cuándo, dónde y cómo se prestan y se accede a los servicios de salud.
  • Alta tecnología, alto alcance. A medida que el cuidado de la salud se integre en casi todos los aspectos de nuestras vidas, la tecnología seguirá impulsando una mayor comodidad y mejores resultados. Las necesidades físicas y emocionales siguen siendo tan fuertes como siempre, por lo que los avances digitales tendrán que ser abordados con soluciones y experiencias cada vez más inclusivas y centradas en el ser humano.
  • Hecho a medida para todos.  La mejora del acceso a la información tanto física como digital y una mejor comprensión de las necesidades de salud individuales implica que los días de las soluciones sanitarias de "talla única" han terminado. Nuevos y revolucionarios enfoques médicos y una mayor apreciación de las necesidades demográficas y culturales están favoreciendo la oferta de soluciones a medida. Al mismo tiempo, los servicios a medida en espacios inteligentes y adaptables tienen el potencial de ofrecer mejores resultados a la vez que reducen los costes.
  • Catalizador de la regeneración urbana. Para 2030, mil millones de personas más vivirán en zonas urbanas que en 2020. Si bien la rápida urbanización plantea un desafío para la capacidad operativa y la eficiencia de los sistemas de atención sanitaria y de las ciudades, las oportunidades que ofrece para integrar la salud y el bienestar en los nuevos desarrollos urbanos son dobles. Los edificios, espacios y lugares mejor diseñados pueden mejorar la salud y el bienestar de los residentes y la calidad de vida en general. Al mismo tiempo, los hospitales y las instalaciones sanitarias pueden ser un apoyo al crecimiento económico a largo plazo y la cohesión social de las comunidades locales.
  • Extendiendo los límites. En un futuro en el que los sistemas sanitarios de las ciudades se caracterizarán por la necesidad de proporcionar servicios a la carta, de alta tecnología, de alto nivel, a medida y preventivos, el papel del entorno construido y sus edificios será más importante que nunca. La forma física "monolítica" de los hospitales convencionales tendrá que adaptarse a una población cada vez más consciente de la salud y a un contexto urbano en el que los límites tradicionales entre usos y costumbres, tanto públicas como privadas, y entre el interior y el exterior ya no son permanentes. Al mismo tiempo, tendrán que seguir estando equipados para responder rápida y localmente a las crisis sanitarias.
  • Entre bastidores. El funcionamiento de los futuros sistemas de atención de salud será inevitablemente más complejo, debido a las exigencias de la medicina personalizada, al mayor número de puntos de contacto -tanto online como presencial-, a los fenómenos ambientales extremos provocados por el cambio climático y a las crisis sanitarias mundiales que harán que los servicios seguros, accesibles y constantes sean más exigentes. Los equipos humanos y digitales que sustentan el funcionamiento de los sistemas de salud evolucionarán para ofrecer un mejor acceso y resultados, mientras que aumentará la capacidad de responder a una demanda repentina, gracias a los avances en la logística, la infraestructura resiliente, la automatización y las tecnologías de la comunicación.

Para conocer ejemplos concretos sobre las perspectivas de futuro de los ecosistemas sanitarios y descargar el informe completo debe iniciar sesión o suscribirse gratuitamente en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata