FAQ sobre la reducción del gasto mediante la eliminación de fugas de gases medicinales

Gases medicinales Gestión Instalaciones Artículos FAQ sobre la reducción del gasto mediante la eliminación de fugas de gases medicinales

Este documento forma parte del Blog sobre gases medicinales de Jordi Renedo, director técnico del Centro de Cálculo Paramétrico. En este capítulo podrá consultar las FAQ sobre la reducción del gasto mediante la eliminación de fugas de gases medicinales.

Una nueva definición de fuga, con un sentido más amplio y global, deviene una gran ayuda para reducir el gasto corriente. Las definiciones varían con el grado de conocimiento que se tiene y por tanto con la capacidad de comprensión. La nueva definición aporta nuevos y provechosos enfoques. De hecho, siempre han estado ahí, para quien quisiera verlos.

Introducción
Este es un documento de interés por su descripción de la importancia del tema de las fugas. Es un documento interno preexistente que ahora se ha actualizado.

En su momento el criterio dominante fue la sencillez de la explicación. Creo que se consiguió, pero en este momento le faltaban detalles importantes; a saber:

  • Las mediciones clásicas de estanqueidad vigentes hasta el momento han sido complejas, poco precisas (es/era sólo una medición cualitativa “OK” o “No OK”), incompletas (no contemplaban muchos de los nuevos tipos de fugas según nuestra nueva definición) y muy invasivas para con la marcha diaria del hospital. Además, su valor hoy por hoy, no es sólo nulo, sino, además peor, desconocido. Quedó congelado en una prueba muy atrás en el tiempo y no se ha actualizado/revisado. Lo peor es que dan una falsa sensación de seguridad.
  • La normativa vigente, siendo muy correcta (ISO) no ha ayudado mucho al respecto. Se circunscribe exclusivamente a la instalación.
  • La detección consiste en conocer si existen fugas, pero se desconoce la magnitud. No sirve de mucho, porque ante cualquier acción que se emprenda, solo obtendríamos datos cualitativos. Respuestas tan vagas como “más o menos”.
  • Lo más importante es la medición de las mismas, la cuantificación volumétrica (m3/año) y económica (€/año).
  • Las políticas de precio mínimo de instalaciones, han facilitado esquemas conceptuales de distribución que dificultan mucho la agilidad en cualquier acción que se quiera emprender, lo que finalmente nos lleva a una parálisis e impotencia dolorosa. Como el gas llega a los enfermos nos quedamos tranquilos …….
  • La medición precisa inicial de fugas, permite valoraciones extrapolables a todo un ejercicio. Permite tomar decisiones con diferentes criterios de prioridad, sean por urgencia, por seguridad, por pay back, por razones técnicas… etc.
  • La medición precisa final de fugas, permite ver numéricamente el resultado de las acciones emprendidas sean parciales o globales. También se hace necesario extrapolarlo a un ejercicio entero.  
  • Una medición de fugas de un área es bastante rápida, pero en una acción de eliminación de fugas debe hacerse varias veces.

¿Cuál es la nueva definición de fuga?
La nueva definición de la fuga en una instalación de gases medicinales que proponemos es:

Fuga es todo volumen de gas que tiene un coste económico y no tiene una contrapartida terapéutica a lo largo de toda la vida útil de la instalación.

La definición clásica de las fugas de una instalación se refiere únicamente a la medición de estanqueidad de la propia instalación en el momento de la puesta en marcha.

Esta definición clásica es ciertamente muy importante, pero es sólo una de las clases de fugas que pueden existir en la instalación. Fugas que implican un consumo aumentado que no aporta ningún beneficio asistencial y en cambio representa un coste elevado.

Por otra parte, esta medición inicial puede alejarse de la realidad con el tiempo, porque en las instalaciones de gases medicinales de un hospital se realizan muchas modificaciones menores a lo largo del tiempo (se añaden o suprimen tomas, se modifican trazados, etc.).

El nuevo concepto de fuga lleva a que nosotros tengamos en cuenta hasta siete aspectos:

  • Instalación
  • Tomas
  • Presión de distribución
  • Presión de calibración de los caudalímetros
  • Fondo de escala de los caudalímetros
  • Conexiones
  • Disparo inadecuado de las válvulas de seguridad

Muchos de estos puntos pueden generar fugas significativas, que no quedarían reflejadas en una nueva prueba de estanqueidad según el concepto clásico que realice su instalador o suministrador de gases medicinales.

Le pueden decir que la instalación está perfecta, que no tiene fugas. Esto será verdad, pero no toda la verdad según nuestra nueva definición. El primero de los 7 puntos estará bien, pero todos los demás pueden no estarlo.

Las pruebas tienen su grado de dificultad y además son invasivas para con la marcha del hospital. Por ello algunas empresas sólo reaccionan con las fugas que se oyen. Por desgracia cuando una fuga se oye es muy costosa y no suele ser única, sino que afecta a muchas partes del hospital sincrónicas en la instalación (o el mantenimiento).

¿Qué coste representa no eliminar las fugas?
En nuestra experiencia de eliminación de las fugas, bajo esta nueva definición, ha representado una reducción mayor del 35% de la facturación anual del consumo de gases medicinales, en la mayoría de los centros auditados.

Este volumen del gasto puede sorprender en primera instancia. No tanto si lo consideramos como la suma de los 7 conceptos citados. Cada uno de los conceptos aporta ahorro propio e independiente de los demás sin comprometer en absoluto la eficacia terapéutica.

Un ejemplo:  Si un caudalímetro se ajusta a 10 LPM por prescripción médica y circulan en realidad 12 LPM, estamos teniendo una fuga continua de 2 LPM, es decir del 20%. Exclusivamente esta única fuga puede parecer pequeña, pero equivale a más de 1000 m3/año (>111 botellas de 50 litros cargadas a 200 bar/año). Aunque los reciba el paciente.

¿Cuáles son los pasos que seguimos para el control y la eliminación de las fugas?
Nuestra actuación se realiza en cinco pasos:

  1. Revisión de la instalación y mediciones.
  2. Clasificar las fugas detectadas y medidas por conceptos y volúmenes anuales que ello representa.
  3. Evaluación económica para establecer prioridades en función del pay back.
  4. Corrección específica de cada tipo de fugas, de acuerdo con el programa propuesto y aprobado por el hospital.
  5. Propuesta de un contrato de mantenimiento y revisión periódica para conservar los beneficios conseguidos. Con un coste que se financia de los beneficios obtenidos.

Realizamos test del nivel de fugas existente; midiendo una fracción representativa de la instalación, que permita la extrapolación de datos al conjunto del hospital.

Tenemos en cuenta los ciclos de consumo diarios, semanales y anuales, con los horarios y periodos de consumo punta, intermedio y valle.

Efectuamos las mediciones interfiriendo lo mínimo posible la actividad asistencial. Aprovechando las paradas funcionales (p.e la instalación de N2O está parada bastantes horas al día y los fines de semana) o midiendo en unidades o áreas cerradas temporalmente. Siempre que se deba actuar en áreas en funcionamiento, se pacta previamente con el personal del hospital: médico, de enfermería y técnico.

Para poder seguir leyendo este nuevo capítulo sobre la reducción del gasto mediante la eliminación de fugas de gases medicinales y poder descargar el PDF completo debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata