El cisne negro se posó en nuestro estanque

Aire Limpio | ABRIL 2021
Documentación Instalaciones Climatización Seguridad Gestión Gestión de pandemias covid-19 El cisne negro se posó en nuestro estanque

Mirar el futuro suele ser un ejercicio arriesgado en cualquier actividad. Sin embargo, hasta hace poco tiempo, se consideraba que el inmobiliario de oficinas era un negocio en el que la posibilidad de predecir su evolución era menos incierta.

Dicha teoría se fundamenta en que un activo de oficinas puede ser económicamente competitivo durante mucho tiempo, con, a priori, menos factores externos que puedan alterar ese statu quo.

En los últimos doce meses se ha desarrollado una situación con el potencial de transformar el mercado de oficinas, como ninguna otra cosa lo ha hecho en los últimos 70 años. La pandemia que estamos viviendo está, indudablemente, alterando nuestra percepción de las cosas, tanto en el plano personal como en el profesional. El cómo evolucione en los próximos meses la situación de Salud Pública marcará la intensidad y duración de dichos cambios.

 

Nueva sensibilidad y nuevos hábitos

Pocas cosas son más temidas por los directivos que sus consumidores cambien de hábitos y más si eso es debido a razones de fuerza mayor y salud. Estas cosas raramente ocurren, pero a veces sí se posa el cisne negro en nuestro estanque. En los últimos meses han calado varios factores en la opinión pública que están cambiando como serán percibidos los inmuebles de oficinas en un futuro próximo.

  • Salud pública: Hasta hace unos meses una gran mayoría no sabía lo que significaba. Hoy en día se conoce de primera mano. Sus impactos no son una cosa  lejana, sino, más bien, una amenaza muy cercana y que nos afecta todos los días.
  • Aire interior: Se ha confirmado que es el principal vector de contagio, por encima del contacto u otros. Hasta hace muy poco, cuando se hablaba de  contaminación, normalmente era en relación con el aire exterior. Ese no será el caso a partir de ahora. Todo el mundo es consciente que pasamos el 90% de nuestro tiempo en interiores y que el aire interior es el principal vector de infección en los episodios pandémicos.
  • Flexibilidad a los trabajadores: Es como una droga, una vez probada es casi imposible quitarse de ella. Si se piensa fríamente, se ha cruzado un punto de no retorno y será imposible volver, en el contexto relaciones empleador / trabajador, a una situación gemela a la prepandémica. Además, según una amplia mayoría de expertos en RRHH, esto ha derivado en una mayor madurez transversal de las plantillas. Por lo que es muy difícil que las empresas quieran prescindir de este activo; volver a debates sobre controles y registros presenciales suena a siglo XX.
  • Teletrabajo: El reto no es teletrabajo sí o no. La dificultad residirá en gestionar bien los nuevos modelos de actividad, valorando y remunerando adecuadamente a las personas.

Todo lo anterior tendrá un impacto en las oficinas, tanto en la organización del trabajo como en el atractivo y la confianza que los espacios puedan proyectar. Este segundo aspecto es clave. A medio plazo, la vigencia del espacio de oficinas vendrá marcada porque los trabajadores quieren pasar tiempo en él, que sea una experiencia estimulante para ellos, estar con los compañeros, desarrollar diferentes tipos de labores, propuesta de valor saludable, facilidades tecnológicas, etc.

Para poder descargar este documento completo en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata