Iluminación de salas blancas. Entrevista a Kimberley Snell

Equipo de Hospitecnia y Kimberley Snell, Global Product Manager en Zumtobel Group | FEBRERO 2021
Artículos Iluminación Instalaciones Unidad de Cuidados Intensivos Bloque quirúrgico Servicios Centrales Diagnóstico y Tratamiento Tecnología Iluminación de salas blancas. Entrevista a Kimberley Snell

 

Las salas blancas están presentes en todo tipo de industrias: electrónica, farmacéutica, hospitalaria, investigación, alimentación… ¿Cuáles son los requerimientos principales que comparten todas ellas? ¿Y qué diferencias existen entre las diferentes salas blancas?

Ya sea para proteger a los pacientes de los gérmenes durante las operaciones, a los dispositivos microelectrónicos de las interferencias del polvo durante la fabricación o a los medicamentos y vacunas de la contaminación durante la producción, las salas blancas comparten una función clave: proporcionar un entorno estable y limpio que permita realizar una tarea específica de forma segura.

Las similitudes entre las salas limpias se observan a menudo en la forma en que desempeñan esta función protectora; la mayoría de las salas limpias utilizan sistemas de control del flujo de aire y de filtración para garantizar el intercambio constante de aire y la eliminación de partículas potencialmente dañinas; utilizan métodos de limpieza rigurosos con productos químicos agresivos, luz ultravioleta o una mezcla de ambos, para garantizar el mantenimiento de la esterilidad; la entrada en el entorno requiere de sistemas de protección o EPI (equipo de protección personal), y su infraestructura suele incluir múltiples y estrictos sistemas de control para las personas que trabajan en su entorno, con el fin de eliminar la contaminación no deseada del exterior.

La diferencia entre una sala blanca que se encuentra, por ejemplo, en un hospital, y una que se encuentra en una instalación de producción, o en un laboratorio, es cómo emplean exactamente cada una de estas medidas para cumplir mejor su función de protección.

Un quirófano, por ejemplo, puede utilizar un flujo de aire laminar en el campo de operaciones (área directamente por encima/alrededor de la mesa) para garantizar que las partículas sean arrastradas hacia abajo y alejadas del paciente, mientras que una sala blanca en un centro de producción industrial puede utilizar un flujo de aire turbulento o mixto para garantizar que las partículas desalojadas se desplacen hacia las rejillas de salida/extracción.

Algunas áreas de producción optan por utilizar un sistema de iluminación UV-C para descontaminar la zona, mientras que las salas blancas que tratan con material biológico pueden optar por utilizar un sistema avanzado de nebulización HPV, que llena la sala (vacía de personas) con una niebla de peróxido de hidrógeno para descontaminar todas las superficies y garantizar una esterilización completa.  Del mismo modo, debido a la naturaleza a menudo peligrosa de los laboratorios bioquímicos, como los que manipulan virus, los EPI incluirán un traje corporal, protección para la cara, la cabeza, los ojos y la boca, y, en algunos casos, puede incluso implicar un traje especial con su propio suministro de aire. Esto contrasta con algunas salas limpias de producción de menor grado o laboratorios secos que pueden requerir un nivel más básico de EPP que implique únicamente la protección de la cabeza, las manos y los alimentos.

El factor que todas las salas blancas tienen en común es que protegen un proceso, la variación viene de cómo lo hacen exactamente. 

 

¿Cómo os aproximáis al problema de iluminar un proyecto de sala blanca? ¿Cómo investigáis acerca de este asunto? ¿Habláis con el personal que trabaja en ellos? ¿Hacéis trabajos observacionales en quirófanos, farmacias, laboratorios? ¿Qué os aporta este conocimiento para realizar los proyectos?

En el origen de cualquier proyecto de desarrollo se encuentra una necesidad que hay que satisfacer; un requisito que no está siendo cubierto por otras soluciones; una tarea que se hace más difícil, o una ventaja potencial que se pasa por alto. Para desarrollar una solución integral es importante tener en cuenta las necesidades de todos los que entrarán en contacto con esa solución. Es decir, no sólo el comprador y el usuario final, sino también los diseñadores y planificadores que tienen que integrarla en el espacio, los electricistas e instaladores que se aseguran de que esté montada y funcione correctamente y, por supuesto, los trabajadores de mantenimiento y el personal de limpieza que la cuidan durante toda su vida útil.

La mejor manera de obtener estos resultados es la proximidad. Visitando las diferentes aplicaciones de salas blancas con las que sabíamos que queríamos trabajar y hablando con la gente, observando su trabajo, comprendiendo su función y las tareas que tenían que realizar a diario, pudimos comprender mejor qué faltaba exactamente, qué era imprescindible, qué era bueno tener, e incluso algunas necesidades que podíamos resolver con la iluminación y que podrían no haber surgido si no nos tomábamos el tiempo necesario para adoptar un enfoque práctico. Al visitar hospitales, laboratorios, instalaciones farmacéuticas y áreas de producción, pudimos conocer a fondo los retos a los que se enfrenta cada día la gente que trabaja en el entorno de las salas blancas y, a partir de ahí, empezar a elaborar una solución que cumpliera con el mayor número posible de ellos.

Sin embargo, una de las cosas que hay que tener en cuenta es que la participación no debe detenerse en la fase de diseño. Sería fácil salir, recoger las necesidades y luego, de vuelta en la oficina, adaptarlas a un producto que nos guste, pero que no cumpla el objetivo inicial ni las necesidades de los grupos de usuarios con los que trabajamos. Por eso era muy importante para nosotros recibir un flujo constante de comentarios a lo largo del proyecto. Al incluir a las partes interesadas como consultores en el proyecto, pudimos comprobar el curso del desarrollo, y asegurarnos de que el producto con el que terminamos era una representación real de los mismos problemas y cuestiones que habíamos identificado en nuestra fase de investigación.

Un ejemplo clave de este proceso, de principio a fin, fue nuestra experiencia de trabajo con un anestesista, destinado en un hospital de Alemania. Al principio, entrevistándolo y pasando un día y una noche siguiéndolo en su trabajo en las salas, pudimos entender qué era lo que necesitaba. Luego, al traerlo como consultor del proyecto, pudimos recoger sus opiniones de primera mano sobre los prototipos y las soluciones que estábamos produciendo, y en última instancia utilizar sus comentarios para dirigir el desarrollo hacia una solución que pudiera beneficiar realmente a las personas que realizan su tarea. Repitiendo esto con el mayor número posible de interesados, no sólo pudimos crear una sólida comprensión de lo que era necesario, sino también una matriz de retroalimentación que garantizaba, a través del diseño, el desarrollo y la finalización, que el resultado final fuera una solución capaz de satisfacer las necesidades de cada uno de ellos.  

Con este conocimiento, podemos pasar, tras el lanzamiento de dicho producto, a formar a la fuerza de ventas, a los diseñadores de iluminación y a los futuros desarrolladores, con las necesidades que hemos aprendido del cliente. Y cuando las ventas aborden un proyecto en el futuro, podrán combinar nuestros conocimientos con las nuevas necesidades presentadas por el cliente para diseñar una solución perfecta para su situación específica. 

zumtobel cleanrooms

 

¿Cuáles son los aspectos a considerar para iluminar correctamente un quirófano y que se convierta en un lugar de trabajo seguro y confortable? ¿Qué puede aportar la iluminación a las salas blancas en clave espacial?

Los quirófanos son bastante singulares por su flexibilidad a corto plazo. Las distintas operaciones pueden plantear necesidades de iluminación completamente diferentes y, mientras que en un laboratorio se pueden realizar distintas tareas en días diferentes, algunos quirófanos pueden ver dos o tres tipos de operaciones diferentes en un día, y deben ser capaces de adaptarse a cada una de ellas sin problemas.

A nivel general, un quirófano tiene algunas necesidades razonablemente constantes; la mayoría de las operaciones requieren niveles de iluminación elevados, en torno a los 2.000 lx, en la mesa de operaciones; la mayoría de los quirófanos disponen de una luz quirúrgica independiente y flexible para iluminar de cerca y con intensidad una zona específica; la mayoría de las operaciones implican tareas de precisión realizadas por varias personas, lo que supone una gran necesidad de iluminación brillante pero discreta que permita ejecutar con precisión un trabajo tan detallado; y, por último, muchas operaciones implican el uso de equipos adicionales, como cámaras, ultrasonidos o sistemas de monitorización anestésica, que utilizan pantallas que podrían quedar oscurecidas por el reflejo de las fuentes de luz de la sala.

Además, la mayoría de las operaciones y los quirófanos comparten obstrucciones similares; las luminarias no pueden colocarse directamente encima de la mesa (en el campo de operaciones), ya que esta zona está reservada para el sistema de control del flujo de aire; asimismo, las luminarias deben planificarse cuidadosamente para no obstruir el equipo integral para la realización segura de estas operaciones; y, por supuesto, al tratarse de un entorno de sala limpia, sólo las luminarias con el certificado correcto (ISO 3 o mejor según la norma DIN EN ISO 14644-1) son adecuadas para ser instaladas en la sala. 

Para que el entorno de trabajo sea seguro, es esencial centrarse en la necesidad fundamental. Una iluminación elevada con un bajo nivel de deslumbramiento (UGR<19 o inferior) permite a los médicos ver con claridad sin distracciones ni tensiones; el uso de una iluminación de haz asimétrico puede ayudar a conseguir un alto nivel de lux en la mesa; una alta reproducción cromática (CRI>90 o superior) permite controlar con precisión la palidez del paciente y facilita la diferenciación entre los tejidos; y, una calidad de luz precisa reduce las sombras y proporciona claridad para las tareas pequeñas y detalladas.

Aunque algunas de las medidas anteriores, como un UGR bajo y un CRI alto, también van a contribuir a que el quirófano sea un lugar más cómodo para trabajar, hay más cosas que se pueden hacer. Un ejemplo clave de que la comodidad y la seguridad van de la mano es el uso de luz de color (normalmente verde o azul) durante los procedimientos endoscópicos.

La endoscopia es un procedimiento mínimamente invasivo que implica el uso de pequeñas incisiones para llevar a cabo una cirugía menor con el uso de una cámara como guía. Durante un procedimiento endoscópico, el cirujano es guiado casi por completo por una pantalla, que muestra las imágenes de la cámara, y así guía al cirujano en su procedimiento. En esta situación, la iluminación brillante que suele ser necesaria en un quirófano puede ser un obstáculo más que una ayuda, ya que el fuerte contraste y el posible deslumbramiento de la pantalla pueden dificultar la captación de detalles esenciales como los diferentes tejidos, nervios y vasos sanguíneos. En una situación así, tener las luces apagadas sería mucho más cómodo para el cirujano, ya que o bien se guía por la pantalla, o tiene su propia luz.

Sin embargo, en estos casos, la sala sigue estando llena del personal de apoyo, que necesita luz para hacer su trabajo con seguridad y eficacia. Aquí es donde entra en juego la luz de color. Al bañar la sala con luz de color (verde o azul), se minimiza el reflejo en las pantallas, el tono tiene un efecto de distracción limitado para el ojo del cirujano y el personal de apoyo puede guiarse con seguridad por la sala. ¿Por qué verde o azul? Las investigaciones han demostrado que al iluminar la sala del mismo color que el contraste de la pantalla (lo más habitual es el verde o el azul en los equipos hospitalarios), el ojo del cirujano no tiene que ajustarse entre los distintos colores y, por tanto, esto puede reducir la fatiga ocular en los procedimientos más largos.

Para poder seguir leyendo esta entrevista sobre la iluminación en salas blancas a Kimberley Snell de Zumtobel y poderla descargar en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata