ElectricidadInstalacionesNoticias


 

En este sentido la norma europea UNE-HD 60364-7-710:2014 referente a las instalaciones eléctricas en locales de uso médicos, recomienda el uso de sistemas de localización de las fugas de aislamiento.

El isoMED427P es un detector de aislamiento de última generación, que detecta tanto las fugas de aislamiento de corriente alterna como las de componente continua, y que además cuando detecta una fuga genera un pulso de corriente para localizar la fuga de aislamiento.

El EDS151 está formado por 6 transformadores de medida de alta sensibilidad, que cuando se genera la corriente de localización, detecta cual es el circuito por el que circula corriente y genera la alarma correspondiente. Además se pueden conectar tantos EDS151 como sean necesarios en función de los circuitos de salida que tenga la instalación.
El MK2430 es el repetidor instalado en la sala médica, que además de avisar y registrar la alarma de aislamiento, indicará cual es el circuito de salida o la parte de la instalación en que se está produciendo la fuga, lo que permitirá la rápida toma de decisiones y una actuación eficaz.

También destacar que es posible conectar otro MK2430 adicional a varios isoMED427P y EDS151 asociados, para repetir y registrar las alarmas en otro lugar para la consulta por parte de los servicios técnicos y/o personal médico.
Así como la posibilidad de que a través del concentrador COM465 con conexión Ethernet, poder consultar toda la información en su Webserver interna y/o enviar las alarmas al sistema de gestión de hospital, mediante el protocolo Modbus TCP.
Por lo que AFEISA ofrece nuevamente una solución que aumenta la seguridad eléctrica de las instalaciones críticas y reduce los costes de explotación, así como el tiempo de actuación de los servicios de mantenimiento y de parada de la instalación.


La localización del circuito de salida concreto en el que se está produciendo la fuga de aislamiento, cuando se origina una alarma en el detector de aislamiento, permite una rápida solución del problema, reduciendo los tiempos y costes derivados de que el quirófano o área crítica estén fuera de servicio.


Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment