Las transfusiones de sangre a los pacientes del Hospital Clínico Universitario son más seguras tras la implantación de un sistema que garantiza la identificación inequívoca de que el tratamiento que recibe cada enfermo es el suyo. El nuevo método evita ponerle a una persona una bolsa de sangre que no le corresponde. El sistema está basado en la tecnología wi-fi que comparten el banco de sangre y las unidades del hospital en las que se producen más transfusiones sanguíneas.

Este proyecto, que utiliza el programa informático ya existente en el banco de sangre, reconoce a cada paciente con su bolsa de sangre correspondiente, utilizando para ello la pulsera identificativa con un código numérico que porta cada persona ingresada en el Clínico. Así, mediante una agenda digital, que llevará el técnico de laboratorio cuando transporte la transfusión a cada una de las unidades, podrán ser comprobados los códigos de barras -previamente relacionados en el banco de sangre- de la pulsera del paciente, con el código de la bolsa de transfusión. Ambos códigos deben coincidir para que al enfermo se le pueda administrar el tratamiento.

El empleo de este procedimiento no sustituye al convencional, sino que lo completa. De modo que los profesionales tendrán que continuar comprobando verbalmente la identificación de la persona directamente por el mismo paciente que recibe la transfusión o por medio de algún familiar o acompañante que pueda hacerlo en su lugar.

El sistema está basado en la tecnología wi-fi que comparten el banco de sangre y las unidades del hospital en las que se producen más transfusiones sanguíneas

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment