La unidad de Oncología Integral del hospital Virgen del Rocío de Sevilla y la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) han puesto en marcha recientemente un programa piloto consistente en el fomento de la lectura como `arma terapéutica` en enfermos oncológicos que van a someterse a quimioterapia.

Según los promotores de esta iniciativa, que lleva por nombre `Palabras para curar` y que podría extenderse a otros centros de la comunidad y del país, el objetivo de la misma es conseguir que el paciente oncológico que acude a una sesión de quimioterapia pueda sentirse mejor.

El voluntariado de la AECC que vive de cerca con los pacientes sus inquietudes ha participado en este proyecto junto con la plataforma andaluza `Andalecturas`. En concreto, este proyecto se basa en una pequeña biblioteca portátil instalada en el Hospital de Día de Oncología del Virgen del Rocío, en el que los voluntarios, siempre coordinados con el personal médico y de enfermería que trabajan en esta área asistencial, informan de las diferentes lecturas que los pacientes pueden elegir durante la sesión de tratamiento.

En la selección de volúmenes, se ha mimado la presentación de los textos, con letras de gran tamaño, fotografías, dibujos y color para hacerlos más atractivos en un momento en el que el posible lector no se encuentra con ánimo suficiente para un libro convencional. Entre los géneros se encuentran la novela, textos de autoayuda, cómics, álbumes, poesía e incluso obras clásicas infantiles. Además, los libros de lectura fácil y rápida.

Entre los títulos destacan `¿Quién se ha llevado mi queso?`, de Spencer Johnson; `20 pasos hacia delante`, de Jorge Bucay; `99 maneras para ser feliz`, de Gottfried Kerstin; `El árbol rojo`, de Shaun Tan; `El camino que no iba a ninguna parte`, de Gianni Rodari; `Esto no es justo`, de Rally Nicholls; `El soldadito de plomo`, de Jörg Müller; `Hermosa soledad`, de Jimmy Liao, o `El cazador y la ballena`.

El hospital junto con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) ha puesto en marcha un programa piloto consistente en el fomento de la lectura como `arma terapéutica` en enfermos oncológicos que van a someterse a quimioterapia

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment