Persistencia de virus respiratorios sobre superficies

Xavier Abad, Doctor virólogo y Responsable de la Unidad de Alta Biocontención de IRTA-CReSA | NOVIEMBRE 2020
Artículos Arquitectura Materiales y Revestimientos covid-19 Gestión de pandemias Persistencia de virus respiratorios sobre superficies

Este artículo fue publicado por primera vez el 2 de junio de 2020 en el Blog del centre de Recerca en Sanitat Anial (IRTA-CReSA).

 

Es de sobras conocido que el virus SARS-CoV-2, el agente causal de la Covid-19, se transmite a través de las micro-gotas exudadas o exhaladas por infectados sintomáticos y, en menor medida, asintomáticos. También se consideraba y se considera todavía que otra posible vía de transmisión son las superficies contaminadas por estas micro-gotas una vez que éstas se depositan. Antes de que supiéramos nada de la persistencia ambiental del SARS-CoV-2 principalmente en superficies, la única posibilidad era guiarnos por la persistencia, previamente descrita, de otros virus envueltos.

En un primer análisis no exhaustivo de datos disponibles en cuanto a virus envueltos respiratorios, tenemos estos datos:

  • Los virus influenza A y B persisten 24-48 horas en superficies no porosas como acero inoxidable o plástico y sólo 8-12 horas en ropa, papel y pañuelo. Virus influenza dejados secar sobre acero inoxidable se podían recuperar pasando el dedo a las 24 horas. [Artículo de referencia]
  • El metapneumovirus aviar y el virus gripe aviar desecados sobre 12 superficies porosas y no porosas, persistió hasta 6 días pero no 9 días y siempre mejor en superficies no porosas que en superficies porosas (puede haber un problema de elución, más abajo comentamos que significa). [Artículo de referencia]
  • Se comparó viabilidad y señal molecular de 5 cepas de virus influenza desecados en 3 superficies (algodón, microfibra, acero inoxidable). Concentración inicial, entre 10.000 y 1.000.000 virus. Los virus viables llegaron apenas a los 14 días, sólo en acero inoxidable, y sólo 7 días sobre algodón y microfibra. Por el contrario, la señal molecular, la detección del genoma de influenza fue positiva toda la duración del estudio, que fueron siete semanas. No hubo diferencias entre cepas, ya que todas se comportaban de la misma manera. [Artículo de referencia]
  • Virus de influenza A desecado sobre guantes de goma, una mascarilla N95 (o FFP3), o sobre un mono Tyvek o acero inoxidable mantuvo su infectividad 8 horas sobre todos los materiales y sólo llegó a las 24 horas de persistencia en el guante de goma. [Artículo de referencia]
  • El virus pandémico pH1N1 fue inoculado sobre diversas superficies «caseras». El genoma se detectó sin alteraciones significativas a las 24 horas, pero la infectividad viral se mantuvo sólo 4 horas para muchos materiales y no más allá de 9 horas en algunos materiales no porosos. Caídas de 4 log, que son 10.000 virus, o un 99,99% de reducción. Los autores concluyen que la transmisibilidad a través de superficies es posible pero improbable si no hay re-contaminaciones (que es lo que ocurre habitualmente en el domicilio de un infectado). [Artículo de referencia]
  • El virus pandémico Influenza A H1N1 permaneció infeccioso (estamos hablando de reducciones de 5 log, es decir 100.000 virus) durante 48 horas en superficies de madera, 24 horas en acero inoxidable y superficies plásticas, y 8 horas en ropa, aunque los autores apuntan a un problema de elución, que podría ser que el virus quedara secuestrado por la textura del material; sin embargo a efectos prácticos si no queda disponible para ser recogido por el sudor de un dedo, epidemiológicamente sería irrelevante. [Artículo de referencia]
  • Y, como siempre, el outlier, que nos debe hacer estar alerta, pero los datos son los que son. Los autores encuentran que dos cepas de virus Influenza A, desecadas sobre acero inoxidable y mantenidas a 18-25ºC en diferentes condiciones de humedad relativa (HR), sólo experimentaban 2 log10R, caídas del 99% de su infectividad, a los 7 días. [Artículo de referencia]

Pero afortunadamente, en unos pocos meses, recordemos que el SARS-CoV-2 lleva entre nosotros, de forma declarada, menos de 5 meses, han aparecido una serie de referencias que aportan datos recopilatorios de los coronavirus en general, como Kampf et al, 2020 o específicas como van Doremalen et al., 2020, Chin et al., 2020 o Pastorino et al., 2020.

Ahora exponemos la conclusión general, pero después desarrollaremos dos discusiones más detalladas. La conclusión general, en breve, como nos debería gustar a todo el mundo, la persistencia más allá de 7 días del SARS-CoV-2 sobre superficies es puramente anecdótica y sólo sobre superficies no porosas, las más favorables, ya que las caídas previstas están por encima 4 logs. En cartón estas inactivaciones se alcanzan antes de los 4 días (van Doremalen et al., 2020). Pero es que si miran la revisión de Kampf no hay persistencia de ningún coronavirus evaluado más allá de los 9 días.

Pero vamos a desarrollar un poco más dos «materiales» específicos, la ropa y el papel, por los que hay gente que me ha pedido específicamente opinión.

 

Empezamos por el papel

La aproximación es la de siempre. Primero, hay que saber que se ha hecho con SARS-CoV-2 y papel; después qué datos tenemos de virus cercanos como SARS-CoV o MERS (de MERS no hay casi estudios, de hecho, desde el IRTA-CReSA llevamos trabajando con él en otros temas 5 años) y luego saltar de familia vírica y ver que hay para otros virus envueltos, como influenza.

 

SARS-CoV-2 desecado en papel?

Los datos de van Doremalen et al., 2020, dicen que sobre cartón la vida media (cuidado con el concepto) es de unas 9 horas. En 9 horas el título infeccioso del agente causal de la CoVID19 baja un 50%, lo cual no quiere decir que desaparezca; en las siguientes 9 horas caerá otro 50% (del 50% restante), por lo que quedará un 25%, y así sucesivamente, por lo que lograría una caída del 99,9% de la infectividad en poco más de 2 días. Pueden hacer las cuentas ustedes mismos. No parece muy preocupante, ¿verdad? Pero seguimos.

También tenemos a Chin et al., 2020 que aporta datos sobre la persistencia en papel de impresora o pañuelo de papel. Aquí hablamos ya de caídas directas de infectividad 2,5 log en papel y 3,2 log en tissue, en 30 minutos, grosso modo 3 log de reducción, un 99,9% de reducción de SARS-CoV-2 disponible, o eluible, en 30 minutos. Estos datos tienen un artefacto, pero… la reducción real de título infeccioso de SARS-CoV-2 sobre papel estaría rozando los 4 log, un 99,99% en 30 minutos.

Pero aún podemos ir a buscar datos de su primo lejano, el SARS-CoV. Y esto lo encontramos en la revisión de Kampf et al, 2020. Allí se recoge un estudio de Lai et al., 2005 que indica que la persistencia en papel por el SARS-CoV-2 sería de 24 horas o 3 horas o menos de 5 minutos, en función de la carga vírica, de 10.000, 1.000 o 100 TCID50 / mL, respectivamente. De nuevo, como siempre, cuantos más virus a desecar más tarda en reducirse el peligro pero, para cantidades infecciosas altas, éste sobre papel es despreciable.

 

¿Y si comparamos el coronavirus con el virus de la gripe en cuanto al papel?

Si pensamos en otros virus respiratorios envueltos, lo primero que se nos viene a la mente es el virus de la gripe. Pues el virus de la gripe se comporta igual o peor que SARS-CoV-2 según Bean et al., 1982, que describe pérdida total de infectividad del virus influenza entre 8-12 horas después de desecado sobre papel. Y si miramos un estudio de revisión de 2007, se puede extraer la siguiente figura:

xabad coronavirus superficies

 

Para poder seguir leyendo este artículo sobre la persistencia de virus en las superficies y poderlo descargar en PDF debe iniciar sesión o suscribirse gratuitamente en el portal.

Para poder escribir un comentario debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

Proveedores Platino

Proveedores Plata