ArtículosArtículos destacadosBloque quirúrgicoEquipamiento MédicoTecnología

Fecha: Febrero 2020
Idioma: Castellano
Procedencia: Biorem_biomedical engineering
Web: ver aquí

La apertura de un servicio asistencial de un hospital acarrea con una fase de planificación y preparación previa muy exigente. La complejidad aumenta si este servicio tiene un uso y funcionamiento vigente en otro espacio físico del centro y se hace indispensable un proceso de traslado de pacientes, asistenciales, equipamiento e insumos.

Ha sido el caso de este proyecto donde ha supuesto un reto añadido a la apertura del nuevo bloque quirúrgico del Hospital de San Juan de Dios el traslado clínico, físico y operacional de la actividad quirúrgica vigente al nuevo espacio diseñado.

¿POR QUÉ PLANIFICAR UN TRASLADO?
Según Knox la planificación es el “proceso para determinar cómo alcanzar un objetivo cuando ha sido formulado”. El proceso de planificación se caracteriza por perseguir unos objetivos concretos y definidos previamente, tener un carácter dinámico para recibir retroalimentaciones constantemente, adaptarse y tomar acciones secuenciadas hacia las diferentes situaciones, mirar hacia el futuro, multidisciplinario y concluyente en una acción. La planificación se hace importante cuando se traduce a la vinculación de los recursos necesarios para alcanzar el objetivo de la forma más eficiente.

La planificación ha sido una etapa previa a la apertura física del nuevo bloque quirúrgico. El diseño estratégico del traslado empezó en setiembre del 2018 y hasta la apertura de las nuevas instalaciones. El traslado físico de la actividad asistencial a un espacio de nueva construcción ofrece la oportunidad al centro de realizar un cambio en la metodología de trabajo para avanzar hacia una eficiencia mayor. A la vez supone un nivel de exigencia y seguridad para tomar decisiones certeras ya que la actividad quirúrgica en el centro no puede cesar al completo, desde el primer día de apertura se desean unos resultados satisfactorios y exitosos, así como la firmeza para garantizar en todo momento la seguridad del paciente. Debido a la complejidad y el riesgo de la apertura del nuevo bloque quirúrgico y el cierre del vigente hasta entonces, se hace necesario el proceso de planificación para prever y estar preparado para cualquier imprevisto, tener listos planes de contingencia y tener guías de actuación para las acciones previstas y no deseables que puedan llegar a ocurrir. Ante la apertura del nuevo servicio debemos estar seguras de que, según las condiciones cuotidianas y situaciones del día a día, los resultados serán satisfactorios garantizando la seguridad del paciente y evitando ceses en la actividad asistencial que repercutan en cancelaciones de las intervenciones de los pacientes. Por lo tanto, la planificación ha sido la herramienta que ha permitido al equipo de trabajo alcanzar el objetivo de la apertura anticipándonos al futuro.

EQUIPO DE TRABAJO MULTIDISCIPLINAR
El proceso de trabajo ha estado enfocado a obtener los documentos directrices necesarios para proceder a la apertura. Atendiendo a la complejidad y para encarar todo el proceso se ha establecido un grupo de trabajo multidisciplinar formado por profesionales del Hospital conjuntamente con otros del equipo consultor para atacar los trabajos transversales del proyecto. Ha sido muy beneficioso trabajar con todos los departamentos que pueden llegar a intervenir en la actividad quirúrgica del centro, en cualquiera de los niveles y ámbitos de atención. Este equipo de trabajo ha estado el núcleo de trabajo para la puesta en común y debate de los avances que, posteriormente, los portavoces divulgaban a su equipo. Este grupo de trabajo ha sido el encargado de liderar las acciones, estudiar la viabilidad y previsión de complicaciones, adoptar una visión externa a la rutina del Hospital cuando hacía falta, plantear la metodología estratégica y táctica del traslado a la vez que mantener la actividad quirúrgica.

EL PACIENTE UBICADO EN EL CENTRO DEL PROCESO DE PLANIFICACIÓN
Como estrategia última de planificación, todos los esfuerzos de diseño han girado en torno al paciente, especialmente a su seguridad, pero también a su confort. Para arrancar el proceso de planificación, la primera de las acciones, fue la definición del diagrama de flujo desde la visión del paciente de un proceso quirúrgico convencional. A la vez, definir qué tareas y profesionales entraban en acción en cada etapa. A partir de este documento y siguiendo el proceso se han elaborado y, finalmente se recogieron en un cuaderno recopilatorio, todos los documentos donde se destacan: el cronograma de las tareas a realizar antes del traslado, definición de las circulaciones de personas y materiales, contenido y calendario de formación y adecuación del personal a las nuevas instalaciones, equipamiento, sistemas y metodología digital de trabajo, preparación del traslado físico de equipamiento, planes de contingencia y listado de recursos materiales, físicos y humanos necesarios. El conjunto forma la guía del proceso de apertura del nuevo bloque quirúrgico.

Para poder seguir leyendo este artículo y poder descargar el documento completo en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

PROCESO DE APERTURA Y CIERRE
El proceso de planificación llevado a cabo ha concluido con el diseño y secuenciación de las siguientes acciones. Cuando la obra ya estuvo entregada, se pudo proceder a la limpieza fina y esterilización del espacio a través de una limpieza con agentes desinfectantes. Con la posterior toma de muestras para cultivos que finalmente resultaron negativos demostrando que los quirófanos y las áreas adyacentes correspondientes formaban un área estéril segura.  Luego se pudo empezar con el aprovisionamiento de los almacenes y armarios inteligentes con la medicación, fungibles e insumos necesarios. Se procedió realizando una secuenciación de tareas para la validación de los quirófanos en el ámbito de conexiones, suministros y del funcionamiento correcto del correspondiente equipamiento como respiradores, mesas quirúrgicas, columnas de suministros, etc. También de los sistemas informáticos. El proceso de formación del personal fue indispensable que se encontrase en el punto planeado. Así, se pudo proceder a la apertura. Se debe tener en cuenta que para el funcionamiento a pleno rendimiento del bloque quirúrgico se necesitó el traslado de equipamiento que se encontraba en uso en el bloque quirúrgico del hospital, ubicado en otra planta del mismo edificio.

El proceso de apertura tuvo lugar la primera semana de noviembre del año pasado. Fue un proceso de apertura de los quirófanos del nuevo bloque quirúrgico y cese escalonado de la actividad en el bloque quirúrgico disponible garantizando en todo momento la funcionalidad de los quirófanos de emergencia. La estrategia para contener al máximo el riesgo y garantizar la seguridad tanto del paciente como de los usuarios, ha sido una secuencia de apertura pausada y gradual: lunes, la apertura de dos quirófanos de complejidad dónde los pacientes que se someten a estas cirugías no necesitan de un proceso de recuperación en el bloque quirúrgico sino en la UCI. El segundo día de la semana se procedió a la apertura de la URPA y 2 quirófanos más, entre ellos el de urgencias. Si el proceso va en buena línea miércoles se podría abrir dos más. Jueves se hizo una pausa hasta el viernes que se abrieron dos quirófanos más y todo el bloque quirúrgico estaba abierto y funcionando.

Para poder descargar este artículo completo en PDF sobre el plan de apertura del nuevo bloque quirúrgico del Hospital Sant Joan de Déu debe hacer click aquí.

Valora este post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment