ArtículosArtículos destacadosDocumentaciónFacility ManagementGestiónInstalacionesServicios Hospitalarios

Fecha: Octubre 2019
Idioma: Castellano
Autor: Antonio González San Isidro, Director Unidad de Negocio en CBRE GWS [1]

a

 “El Facility Management tiene un gran recorrido en el sector
hospitalario español”

Una versión de este texto fue publicada inicialmente en el número 19 de la revista Tesla (2018)

El funcionamiento de un centro sanitario depende de numerosas variables que van más allá del ámbito médico. Responsabilizarse del mantenimiento integral de un hospital o garantizar la limpieza higiénica de un centro de salud, por citar algunos ejemplos, son tareas que requieren gran solvencia técnica y rigor.

Conscientes de ello, las Gerencias, y Direcciones de Gestión e Infraestructuras de los hospitales tienen identicado el valor que supone la externalización de servicios para flexibilizar costes y optimizar recursos, confiando servicios como el mantenimiento, limpieza y actividades auxiliares a partners solventes/especializados. El Facility Management ha llegado también al sector sanitario, un territorio en el que se ha avanzado en los últimos años de la mano de empresas como CBRE Global Workplace Solutions (GWS) pero en el que aún queda mucho por hacer.

Las cifras macro ofrecen la primera pista. Según el último informe anual del Sistema Nacional de Salud 2016 (SNS 2016), en España existen más de 158.500 camas repartidas en 791 hospitales censados, de los que 451 forman parte del SNS. Aunque todas las Comunidades Autónomas disponen, al menos, de un hospital de más de 500 camas, casi el 65% del total de hospitales que existen en España se concentra en cinco regiones: Cataluña (214), Andalucía (108), Madrid (81), Comunidad Valenciana (61) y País Vasco (41).

Gestión de servicios en hospitales públicos
Las competencias en materia de sanidad fueron transferidas a las Comunidades Autónomas en 2002. Desde entonces, cada Comunidad gestiona de manera independiente los centros de su competencia, normalmente a través de los Servicios Regionales de Salud dependientes de las Consejerías de Sanidad.

Servicios como el mantenimiento integral de instalaciones y de electromedicina, las diferentes limpiezas (ordinaria, higiénica, etc.), lencería y otras actividades auxiliares son  gestionados de manera independiente, sin una integración real por centro o conjunto de centros.

Ingrit Gómez Elvira, responsable de Infraestructuras y Mantenimiento en el Hospital de Mendaro, de la red  OSAKIDETZA del Servicio Vasco de Salud, explica el funcionamiento en esta región. “En los hospitales del País Vasco, las distintas áreas de servicios se encuentran habitualmente dentro de un mismo departamento, que suele ser la Dirección Económica del Hospital. Aquí se concentran actividades como compras, obras, mantenimiento, ingeniería, lavandería, limpieza, etc. También es habitual que exista una Subdirección de SSGG dentro de la Dirección Económica que aglutine solo los servicios. Pero en cualquier caso, los servicios son estancos, sin una cabeza común ni una figura de Facilities Manager”.

Este organigrama “tipo” se extiende también a otras regiones. Un jefe de servicio o responsable dirige a un departamento encargado de diferentes servicios, habitualmente con dependencia de la Dirección o Subdirección de Gestión Económica o de Infraestructuras de cada centro.

Frente al modelo tradicional, el futuro pasa cada vez más por la integración y por la búsqueda de la eficiencia. No sólo en términos económicos y de recursos sino también en cuanto a procesos administrativos.

Según, el Dr. Pedro García Fernández, directivo con más de 40 años de experiencia en gerencia de hospitales públicos y privados, como el Hospital 12 de Octubre y el Hospital San Rafael de Madrid, a día de hoy no existen proyectos de FM en la sanidad pública.

Para Pedro García, existe un tamaño mínimo a partir del cual se puede medir la rentabilidad de un proyecto de este tipo en el sector hospitalario. “Montar un sistema de FM en un hospital con un presupuesto bajo, de 60M €/año por ejemplo, tiene poco recorrido, pero si agrupamos una masa crítica suficiente de hospitales, sí lo tendría”.

La experiencia más cercana ha sido la llamada integración horizontal, por la que se licita un único servicio para varios centros. “Por ejemplo, la introducción de Plataformas Logísticas, como en el Servicio Andaluz de Salud, para la integración horizontal de servicios (mantenimiento, limpieza, electromedicina, etc.) produce eficiencias. Sí se podría plantear abordar proyectos de FM para hospitales de gran tamaño o para un conjunto de hospitales, planteados desde Plataformas Logísticas o desde los Servicios de Salud autonómicos”.

La imaginación y adaptación a las nuevas realidades que dibuja el siglo XX son fundamentales para incorporar al proceso de contratación la filosofía del FM, basada en un concepto de partner y no de externalización, concluye Pedro. “Esto conllevaría modificar la herramienta de contratación, no siguiendo concursos, sino buscando alianzas, creación de empresas públicas/mixtas, o convocando diálogos competitivos”.

La transferencia de las competencias sanitarias a las Comunidades Autónomas lleva aparejada también una mayor heterogeneidad en la gestión de centros, lo que dificulta la labor de seguimiento y medición de resultados.

Andrés Gómez Blanco, Dr. Ingeniero Industrial, subdirector de gestión de la Subdirección General de Análisis Presupuestario del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), comenta su experiencia en Madrid y, sobre todo, en Castilla La Mancha. “La Administración Pública utiliza SLAs y KPIs (acuerdos de nivel de servicio e indicadores) para gestión interna, pero no para la gestión de los contratos de servicio externalizados”. Para avanzar en la implantación de contratos similares al FM, “se debería dotar de recursos propios a las administraciones, para que cuenten con la solvencia técnica necesaria para la supervisión y control de los indicadores”.

En esta misma línea, abunda Ingrit Gómez Elvira: “Existen indicadores pero, principalmente, dentro del sistema de excelencia en calidad EFQM. A día de hoy no se utilizan como métrica o herramienta de gestión entre el hospital y los proveedores de servicios”.

Dentro de la categoría de hospitales públicos, la excepción la constituyen los modelos de colaboración público-privada en los que una sociedad concesionaria gestiona íntegramente los servicios. En estos casos sí existe una aproximación más cercana a la del FM.

Para poder seguir leyendo el artículo y conocer las tencencias en hospitales privados y el tipo de servicios a los que se puede aplicar el Facility Managment en un hospital debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

5 (100%) 3 vote[s]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment