Fecha: 01/02/2014
Idioma: Inglés
Autor: Jennifer A. Wagner, Kevin J. Schreiber, Ralph Cohen
Procedencia: ASHRAE Journal

Cada año el CDC reporta casi 99.000 muertes como resultado de infecciones asociadas a la asistencia sanitaria (HAIS). Según el departamento de EE.UU. Salud y Servicios Humanos (HHS) se estima que de entre las 290.000 incidencias de infección de sitio quirúrgico (ISQ) anuales, más de 13.000 personas mueren cada año debido a complicaciones derivadas de infecciones contraídas en el proceso quirúrgico.

Se ha estimado que la transmisión en el aire representa entre un 10% y un 20% de las infecciones hospitalarias. Los ensayos clínicos llevados a cabo en Gran Bretaña, Europa y los Estados Unidos han confirmado que entre el 80% y el 90% de las bacterias contaminantes que se encuentran en la herida después de la cirugía provienen de unidades formadoras de colonias presentes en el aire de la sala de operaciones y que la principal fuente de transmisión de estas bacterias son las escamas (o escamas de la piel).

Se puede trazar un interesante paralelismo entre el control de estos contaminantes en las salas de operaciones y las salas limpias de la fabricación de semiconductores. En ambos casos el uso de flujos de aire unidireccionales y controlados (a menudo referidos como laminar) para contener y eliminar las partículas suspendidas es generalmente aceptado como el método más eficaz para prevenir contaminantes en el aire. Sin embargo, la tecnología de la sala limpia ha demostrado ser virtualmente efectiva en la eliminación de partículas humanas.

Este artículo presenta las diferencias existentes entre la distribución de aire en salas blancas y en salas quirúrgicas y cómo el uso de un único gran difusor utilizado en las salas blancas puede reducir significativamente la incidencia de los contaminantes transportados por el aire que llegan al paciente en una sala de operaciones.

Hay tres conceptos básicos de diseño para el suministro de aire en un quirófano: Cortina de aire (CA), matriz multi-difusor (MDA) y único gran difusor (SLD).


El diseño de CA utiliza un difusor matriz de flujo laminar sobre la mesa de operaciones con un difusor de ranura de alta velocidad en el perímetro del campo estéril. El concepto es crear una barrera de aire que proteja el campo estéril de los contaminantes externos. La MDA utiliza múltiples paneles de difusión laminar que se establecen en una matriz en el techo. De acuerdo con la norma ASHRAE 170-2013 (Ventilación de las instalaciones de salud) la matriz de suministro de aire debe extenderse un mínimo de 12 pulgadas (305 mm) más allá del área la mesa de operaciones, pero hasta el 30% del área abarcada puede ser utilizada por dispositivos de suministro sin aire (lámparas, luminaria empotrada). Las lámparas interfieren en el campo de aire creando zonas de turbulencias. Del mismo modo, las diferencias entre los difusores permitidos por la Norma 170-2013 crean zonas de turbulencia por debajo de las zonas en las que no se está entregando el flujo de aire. El diseño SLD suministra aire a partir de un solo gran difusor, que concentra la entrega de aire en un campo aéreo controlado sobre la mesa de operaciones y reduce las zonas de turbulencia.

ATENCIÓN! Para ver el artículo debe ir al siguiente LINK.


4.5 (90%) 2 vote[s]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment