ArtículosArtículos destacadosDiagnóstico por la imagenEquipamiento MédicoResonancia MagnéticaServicios Centrales Diagnóstico y Tratamiento

Fecha: Enero 2020
Idioma: Castellano
Procedencia: Inycom
Web: ver aquí
Autor: Carlos Sacristán, ingeniero del área de Test y Medida en Inycom

Introducción
Hace algunos meses, en este mismo portal, desde Inycom os contábamos qué son los campos electromagnéticos, qué efectos tienen sobre el cuerpo humano, qué legislación los regula y qué formas tenemos para protegernos frente a ellos. Si aún no te lo has leído el artículo te invito a que antes de seguir adelante, lo visites, ya que haremos varias referencias a él.

Dadas las consultas que nos han llegado desde entonces, hemos querido incluir en este número de Hospitecnia, dedicado a equipamiento, información específica referida a Resonancias magnéticas.

Además, realizaremos un breve análisis de los principales instrumentos de medición existentes,  incluido el único monitor personal del mercado que alerta al trabajador cuando se sobrepasa el nivel de campo máximo admitido por la ley. 

Qué es una Resonancia Magnética (RMN)
Sin entrar en detalles técnicos o de funcionamiento, muy básicamente una imagen por resonancia magnética es una técnica no invasiva para obtener información sobre la estructura y composición del cuerpo humano.

Su funcionamiento se basa en la utilización de campos magnéticos para alinear los núcleos de los átomos del cuerpo y de radiofrecuencia para estimularlos y ver su respuesta.

Por tanto, vemos dos fuentes de radiación electromagnética:

  • La principal es el potente imán (habitualmente superconductivo refrigerado por helio líquido) capaz de generar un campo magnético constante de gran intensidad. A modo de comparación, el campo magnético terrestre tiene una intensidad típica de 0.00005 teslas, mientras que los equipos habitualmente instalados en los hospitales están entre 1.5 y 3.5 teslas, aunque se han desarrollado experimentalmente equipos de más de 7 teslas.
  • En segundo lugar, la radiofrecuencia, en el rango de decenas o centenas de megahercios (es decir, altas frecuencias). Además, a mayor intensidad de campo generado por el imán, más alta será la frecuencia requerida.

Efectos de los campos de una RMN en el cuerpo humano
Tal y como los definimos en el anterior artículo, los efectos se clasifican en:

  • EFECTOS DIRECTOS en el cuerpo humano donde sus funciones normales se ven alteradas, que pueden ser:
    • NO térmicos (de baja frecuencia, los producidos por el imán) ocasionados por los movimientos del trabajador dentro del campo magnético, pudiendo producir vértigos (por encima de 2 teslas puede afectar al sistema vestibular), magnetofosfenos (destellos inducidos en la retina) o sabor metálico por la estimulación directa del nervio o por un proceso de electrólisis en la saliva.
      Estos efectos podrían ser perjudiciales para la salud física y mental de los trabajadores expuestos y provocar molestias temporales, alterar el conocimiento u otras funciones cerebrales o musculares. Por tanto, podrían repercutir en la capacidad del trabajador para desarrollar sus funciones de manera segura.
    • Térmicos: el calentamiento de los tejidos vivos producido por la radiofrecuencia, que pueden llegar a causar quemaduras.
  • EFECTOS INDIRECTOS (a través de objetos de nuestro entorno), donde podemos destacar dos:
    • La proyección de objetos ferro metálicos (el efecto misil) atraídos por el imán (tales como herramientas, sillas, tijeras, pinzas, horquillas…).
    • El mal funcionamiento de dispositivos médicos electrónicos implantables (marcapasos, bombas de insulina, desfibriladores…)

Legislación
El RD299/2016 sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a campos electromagnéticos, encuadrado en la Ley General 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales (ya comentado en el artículo anterior), protege a cualquier trabajador, incluyendo por tanto los operadores de la RM, el personal de mantenimiento o cualquiera que trabaje en el entorno del equipo.

Dicho RD entre otros aspectos y a efectos prácticos fija los máximos a los que pueden estar sometidos los trabajadores.

Por un lado, establece que ningún trabajador puede estar sometido a un campo magnético estático superior a 8 teslas. También indica que sólo en casos muy concretos pueden recibir más de 2 teslas (debe ser algo temporal, habiéndose adoptado medidas de protección específicas, se haya informado a los trabajadores y se tomen medidas si algún trabajador informe de síntomas o trastornos transitorios).

También establece valores más restrictivos para evitar interferencias con dispositivos médicos activos implantados (0,5 mT) o atracción y proyección de objetos (3 mT).

Es importante destacar que los valores arriba expuestos aplican a todos los trabajadores. El RD, en su artículo 11 se contempla una excepción específica para las resonancias magnéticas: su instalación, ensayo, uso, mantenimiento o investigación. Siempre que se cumplan unos requisitos muy estrictos, como que haya una evaluación previa, que se hayan aplicado todas las medidas técnicas y organizativas posibles, que las circunstancias lo justifiquen y que se demuestre que los trabajadores siguen estando protegidos.

Es decir, la IRM es tan valiosa para el diagnóstico de los pacientes que la Ley permite que se siga utilizando, aunque se sobrepasen los límites de exposición que ella misma establece, en circunstancias controladas.

Instrumentación de medida y monitorización
Por todo lo expuesto anteriormente, a pesar de que las resonancias magnéticas nucleares son máquinas extremadamente avanzadas tecnológicamente y valiosísimas, resulta obvio pensar que se trata de un entorno susceptible de alcanzar altos niveles de exposición a campos electromagnéticos con un posible riesgo para la salud de los trabajadores.

Para la monitorización y medición de la radiación no ionizante existen diferentes alternativas en el mercado.

Empezando por el campo magnético generado por el imán, nos enorgullece disponer del único monitor personal del mercado que alerta al trabajador mediante alarmas en forma de vibración, lumínica y sonora en caso de que el campo magnético supere un límite previamente fijado.

Este mismo equipo también tiene una versión para alertar de la misma manera del exceso de radiofrecuencia.

También existen equipos para realizar mediciones en momentos concretos. Por ejemplo, sirven para la evaluación de riesgos del puesto de trabajo o para señalizar en el suelo la zona en la que el campo magnético es superior a 0,5 mT a fin de realizar fuera de dicha zona todos los trabajos posibles.

Por último, también es posible la monitorización permanente 24/7, colocando un monitor que se ilumina, suena y genera una alarma cuando se sobrepasa cierto umbral.

Quién es INYCOM
INYCOM es una compañía con más de 37 años dedicados al servicio de los sectores hospitalario e industrial que ayuda a las empresas a optimizar sus recursos técnicos y económicos, y a cuidar de la salud y seguridad de sus trabajadores.

INYCOM es el socio adecuado de un hospital para proveerse de los equipos para evaluar la exposición humana a los campos electromagnéticos en sus centros de trabajo (incluyendo las resonancias magnéticas nucleares) y asegurarse de que cumple con la doble obligación de cuidar de las personas y de adecuarse a las normativas legales al respecto.

Para poder descargar el artículo completo en PDF debe iniciar sesión o darse de alta en el portal.

4.5 (90%) 2 vote[s]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment